Días de Areco conversó con Santiago Amondaray, uno de los muchos trabajadores del municipio que llevan adelante un plan de lucha en reclamo de mejores salarios.

El paro de actividades por tiempo indeterminado comenzó el miércoles 3 de agosto y en principio, según lo decidido anoche en asamblea, va a continuar con esta modalidad hasta el próximo viernes. La medida de fuerza se siente fuerte en el área de salud (Hospital Zerboni, Unidades Sanitarias de Duggan y Villa Lía) pero también cuenta con la adhesión de trabajadores de otros sectores de la municipalidad.

Durante la entrevista, Amondaray comentó que trabaja en el Archivo Histórico, que cobra 38 mil pesos por mes y que muchos de sus compañeros y compañeras recibieron amenazas mediante llamadas anónimas.

Hoy cumplen la octava jornada consecutiva de paro con una carpa y olla popular en la esquina del hospital Emilio Zerboni. Inclusive la medida de fuerza arrancó con otras dos jornadas en julio…

“La verdad es que estamos muy firmes en nuestro reclamo que es claro, justo y transparente.  Abarca salarios, pero también mejores condiciones laborales. Hoy llevamos 8 días de protesta y 10 si sumamos los dos que hicimos en julio. El municipio, lejos de sentarse a discutir y tener una postura abierta para negociar, impuso ese acuerdo paritario trucho con muchísima menos representatividad que la que tiene esta manifestación”.

¿El municipio no les ofrece ninguna posibilidad de diálogo?

“No solamente esto que digo, sino que el Ejecutivo despliega algunas estrategias en las que quiero ser muy claro para que la comunidad lo sepa. Son estrategias oscuras, de aprietes, con amenazas a compañeras con llamadas anónimas. Me parece que el conjunto de la sociedad y los que además somos militantes y parte de distintas organizaciones debemos dejar claro que esto no tiene que suceder porque este paro es legítimo”.

ATE le da cobertura sindical a la medida de fuerza, pero también hay trabajadores adheridos de otros sindicatos y muchos que no están afiliados a ninguno…

“Sí, no solamente está ATE, que es el puntal sindical, pero también hay compañeros y compañeras que no están afiliadas a ningún gremio pero que adhieren a la medida. Es más, yo diría que la mayoría de los trabajadores municipales nos acompañan, pero en base a amenazas, quita de bonificaciones y otras estrategias para restarle peso al paro tienen su efecto. Esto lleva a que esta situación se siga dilatando y no haya respuestas. Hace una semana que cobramos el salario y muchos de nosotros ya no tenemos plata. Es así de sencillo y no hay que darle muchas vueltas al tema”.

Circulan rumores de todo tipo, entre ellos que el Ministerio de Trabajo de la provincia está por decretar la conciliación obligatoria pero una asamblea decidió anoche mantener esta modalidad de paro hasta el viernes por lo menos…

“Este es un reclamo para tener un salario acorde a la canasta básica de alimentos porque cobramos un sueldo de indigencia. ¡El propio Estado negrea a sus trabajadores! Ser indigente equivale a no poder pagar los servicios básicos ni la comida. A eso nos empuja el propio municipio de San Antonio de Areco mientras tanto tiene un plazo fijo de 100 millones de pesos, que no quieren tocar. Es decir que ahorran a costa del hambre de los trabajadores y es una situación que nos cruza a todos porque un compañero gana 30, 40, 50 o 60 mil pesos. Aún 60 mil pesos sigue siendo un salario muy bajo pero para llegar a eso tienen que trabajar 12 horas por día. Yo mismo gano 38 mil pesos mensuales. Eso está legitimado y creo que la sociedad se debe pronunciar en ese sentido, lo mismo que las otras fuerzas políticas de San Antonio de Areco porque veo una pasividad muy marcada de la oposición sobre este tema”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.