Días de Areco conversó de manera exclusiva con Gastón Ghioni, Subsecretario de Energía de la provincia de Buenos Aires sobre la falta de definiciones del municipio que demoran la obra de construcción de la Estación transformadora en las cercanías de la ruta 41.


Durante la entrevista, Ghioni comentó que la obra, valuada en casi 20 millones de dólares, tiene financiación internacional y que va a mejorar la provisión de energía eléctrica evitando los cortes en el suministro en las épocas de mayor demanda.


Según el funcionario, todavía no hubo respuestas del municipio luego de las reunión que se llevó a cabo a comienzos de año, por lo tanto la provincia está buscando alternativas para ejecutar una obra de impacto regional.


¿En qué situación está el proyecto de obra de la estación transformadora en las cercanías de
ruta 41?


“Cuando el gobernador Kicillof asumió al frente de la provincia no encontramos con un programa de financiamiento internacional para obras pero que no se había avanzado en ponerlo en práctica. Eran cuatro obras importantes y una de ellas está destinado a la zona que comprende a San Antonio de Areco pero este proyecto se fue demorando por distintas cuestiones. Nosotros vemos con preocupación que desde enero de 2022, momento en el que tuvimos una reunión en el municipio con todos los actores involucrados en el tema (la parte política, las cooperativas, la distribuidora) pasó el tiempo porque ya estamos en agosto y ya pudimos cerrar las otras obras comprendidas en este financiamiento pero con Areco no podemos avanzar”.


¿Por qué no se avanzó?


“Porque lo que necesitamos son definiciones desde el municipio ya que la provincia tiene un plan de obras integral grande y porque esta obra no solamente tiene impacto en San Antonio de Areco. Estas son líneas de 132 que comprenden a toda la zona, desde San Andrés de Giles hacia adelante y estamos hablando de una obra de 20 millones de dólares con financiamiento internacional”.


¿Qué pasa con esta obra si no llegan las definiciones desde el municipio?


“Hay que tener definiciones porque está este financiamiento internacional que es una gran oportunidad ya que sino, según el marco regulatorio, estas son obras que deberían hacer las distribuidoras y las tendrían que pagar con las tarifas. Por eso sabemos que en obras de esta envergadura, si no está el Estado provincial atrás haciendo inversiones, es muy difícil que se hagan y hoy una necesidad porque la restricción de potencia está muy marcada y en enero tuvimos el mejor ejemplo. En estas condiciones no es posible pensar en un proyecto productivo nuevo, en un barrio, en viviendas sin contar con esta obra. De ahí es lo preocupación que tenemos de avanzar lo más rápido que se pueda”.


¿Qué va a permitir esta obra, que como usted dice, demanda una inversión de 20 millones de
dólares?

“Esta inversión va a mejorar la potencia y la calidad de servicio pero sobre todo cubre por largo tiempo la necesidad de energía eléctrica para San Antonio de Areco y la zona. Pero como este financiamiento no se puede perder, desde la provincia ya estamos pensando en otras alternativas. Lo que pasa es que ya tuvimos problemas con el suministro durante el verano pasado y ya sabemos que los vamos a tener también en el próximo porque con el calor la demanda se dispara pero una cosa es pasar esta situación sabiendo que estamos en medio de un proceso de licitación de una obra que va a mejorar el panorama en el futuro y otra cosa es seguir en un estado de incertidumbre”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.