Ayer, San Patricio le ganó 2 a 1 a River Plate un partido correspondiente a la octava fecha del Torneo Clausura 2022.

Con esta victoria, el equipo que dirige Germán Mangieri suma 20 puntos, se aseguró un lugar directamente en las Semifinales y mantiene un invicto de 8 partidos pero si ampliamos la mirada a toda la temporada, el verde amarillo lleva 13 partidos sin derrotas (con 8 triunfos y 5 empates) y su última caída fue justamente ante River Plate, en la octava jornada de la Etapa de Clasificación del Apertura pasado.

En la otra cara de la moneda, el elenco de la Plaza Belgrano se despidió prematuramente del campeonato porque sus 6 unidades son escasas como para pretender seguir en carrera.

El primer tiempo fue menos que discreto, fundamentalmente por dos razones. Primero porque San Patricio, con una larga lista de ausentes (faltaron Manuel Blanco, Matías Pigretti, Segundo Ovando y Federico Menconi, que se lesionó seriamente en el clásico ante Huracán), tuvo la pelota en su poder, la hizo circular con Carlos Bolea como eje parado en el círculo central, se plantó en campo rival, salió por los laterales con Emanuel López y Agustín De Rosa e intentó ser vertical con los piques al vacío de Lorenzo Vidal pero no consiguió profundidad.

Segundo porque, aun necesitando los tres puntos de manera imperiosa, River Plate decidió esperar agrupado en el fondo, achicando espacios, armando otra vez el bloque defensivo con tres zagueros (Mateo Antonijevic, Tomás Portillo y Lucas Inzaurralde), cerrando el mediocampo con Lautaro Bidondo y Lucas Gómez ocupando las bandas pero muy cerca de los volantes (Julián Casas, Juan Canaveri y Gabriel Fantilli) y apostó a la velocidad de Luciano Conti como única carta ofensiva.

Fue así que salió una primera mitad lenta, tediosa, insípida y bastante aburrida.

Al minuto del complemento, Rodrigo Gómez marcó el 1 a 0 con un estupendo cabezazo e inauguró una actuación individual notable porque el talentoso número 10 ofreció toda su capacidad para aparecer libre y buscar el juego asociado sin necesidad de correr, solo caminando la cancha con gran inteligencia.

Ese gol le agregó la cuota de vibración que el cotejo necesitaba porque para reforzar su ataque José Gasparro incluyó a Santiago Cicarelli, soltó a Gómez por izquierda y adelantó a sus defensores hasta la línea media. En ese tramo de la contienda, Canaveri manejó la pelota con mayor fluidez, Luis Maggio tuvo un puñado de intervenciones donde una vez más dejó ver su clase, el juvenil Benjamín Fleurentdidier (que reemplazó a Bidondo) aportó su toque simple y Conti siguió siendo peligroso con sus entradas a espaldas de Emanuel López.

San Patricio se apoyó en la solvencia de su arquero Brian Rivello, en la seguridad de los experimentados César Núñez y Nicanor Basavilbaso, en la pujanza de Agustín De Rosa, que hizo un surco de tanto ir y venir por su costado, en el fútbol que generó Gómez y en las corridas de Tobías Lercaro que encontró más espacios para sus punzantes carreras.

A los 32’ Cicarelli logró el empate con un remate bajo. Santiago siempre muestra una astucia y una contundencia particular en el área rival que le abrió a su cuadro la esperanza de conseguir el triunfo que era indispensable para continuar con vida. Pero San Patricio no perdió la calma y una vez más hizo prevalecer su mejor organización colectiva y su estilo de juego bien definido, que lo identifica casi desde el nacimiento de su historia.

El encuentro cobró emoción cuando a los 35’ Rodrigo Gómez estrelló un penal en el travesaño pero cinco minutos después el mismo zurdo estableció el 2 a 1 definitivo coronando una sensacional maniobra personal que se ganó el reconocimiento de la mayoría de los 350 espectadores que colmaron las tribunas del centenario estadio Enrique Fitte.

San Patricio: Brian Rivello (6); Emanuel López (5), César Núñez (6) (reemplazado por Álvaro Gómez), Nicanor Basavilbaso (6) y Agustín De Rosa (7); Lorenzo Vidal (6) (luego Agustín Lascano), Carlos Bolea (6), Rodrigo Gómez (9) y Juan Bolea (7); Tobías Lercaro (7) y Joaquín Bolea (5) (más tarde Martín Ginat 6). DT: Germán Mangieri.

River Plate: Lautaro Dávila (6); Lautaro Bidondo (6) (reemplazado por Benjamín Fleurentdidier), Mateo Antonijevic (5), Tomás Portillo (6), Lucas Inzaurralde (6) y Lucas Gómez (6) (sustituido por Leandro Almada); Juan Canaveri (6), Julián Casas (6) (luego Hugo Muzzi) y Gabriel Fantilli (5) (posteriormente Santiago Cicarelli 6); Luis Maggio (6) y Luciano Conti (7). DT: José Gasparro.

Goles: 46’ y 85’ Rodrigo Gómez (SP) y 77’ Cicarelli (RP).

Juez: Luis Flores.

Público: 350 personas.

La Figura: Rodrigo Gómez (9) de San Patricio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.