En la tardecita del domingo, San Patricio venció con facilidad 9 a 1 a Unidos en el partido que cerró la quinta fecha del Torneo Clausura 2022 y con 13 unidades se ubicó como único escolta del líder Huracán.

Unidos, que no sumó ni un solo punto en los 14 encuentros que disputó en lo que va de la temporada, había mostrado ciertos progresos en sus recientes presentaciones ante San Antonio y Rivadavia pero ayer casi no ofreció resistencia ante un rival que lo superó de principio a fin.

Solo podemos rescatar una ajustada síntesis estadística: ya al minuto Segundo Ovando abrió la cuenta. A los 11’ Manuel Blanco anotó el 2 a 0. Blanco (a los 23m) y Ovando (a los 28m) llevaron el tanteador a cuatro y Lorenzo Vidal estampó el quinto tanto a los 37’ con el que concluyó la primera etapa.

En el complemento Vidal se hizo nuevamente presente en el marcador a los 14’. Blanco convirtió otra vez a los 22m. Tobías Lercaro (para no perder la saludable costumbre de hacer un gol cada vez que juega) hizo el séptimo a los 34’. El jovencito Alejandro Fernández descontó para salvar el honor aurinegro a los 36’ y Carlos Bolea puso la chapa definitiva del 8 a 1 a los 40’.

Con esta descripción basta y sobra porque no hay nada más que decir.

¿Qué cambió en San Patricio desde que Germán Mangieri reemplazó a Diego Vaccarini como director técnico? Solo algunas detalles tácticos que no modifican el estilo de juego.

Veamos: los marcadores centrales marcan en zona y no con un líbero como se venía desempeñando Nicanor Basavilbaso en el Apertura pasado. César Nuñez es el comodín de la defensa porque tiene facilidad para cubrir cualquier puesto en el fondo. Matías Pigretti ocupa la plaza de volante central clásico que dejó transitoriamente vacante la ausencia de Federico Menconi. Rodrigo Gómez juega más recostado a la izquierda y no como un 5 adelantado. Lorenzo Vidal, con más continuidad, se mueve por el callejón del 8, con mucho recorrido y picando al vacío para aparecer por sorpresa en el área rival. Juan Bolea, que recuperó la titularidad, es enganche neto y encargado de la creación de juego. Manuel Blanco es delantero bien definido haciendo dupla con Segundo Ovando.

Son apenas matices, pequeños retoques que no cambian la esencia, el corazón de un concepto futbolístico que San Patricio trae desde el comienzo de su historia y que le ha permitido ser un protagonista central de casi todos los campeonatos que jugó desde 1984.

Después podrá ganar o perder, ser campeón, caer en la final o quedarse un poco antes en el camino porque en definitiva en el fútbol nadie tiene la verdad comprada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.