Ayer, San Carlos venció a San Patricio por penales y se coronó campeón del Torneo Clausura 2022 que organiza la Liga Deportiva. En el tiempo reglamentario habían empatado 1 a 1.


La final tuvo un invitado inesperado: el viento que sopló con fuerza y con singular insistencia contra el arco que da espaldas a la calle Fitte. Ese fenómeno climático tuvo gran incidencia en el desarrollo de las acciones de un partido que no superó el escalón de discreto durante la primera etapa y que se tornó más emotivo en el complemento.


San Carlos le sacó provecho al viento que tuvo a su favor en el primer tiempo. En ese lapso, el equipo que dirige Julio Rossich ajustó bien las marcas porque Joaquín Rabellino y Jairo Silva, con el respaldo del líbero Matías Mansilla, no les dieron ni un segundo de ventaja a Manuel Blanco y a Tobías Lercaro. Tomás Pastor persiguió con tenacidad a Rodrigo Gómez. Alan Fernández encimó a Lorenzo Vidal. Juan Manuel Gómez Heredia por derecha y Ricardo Barrientos por el otro lado, taparon los laterales. Bernardo Bernasconi y Juan Demergasso presionaron sobre campo rival para que San Patricio jamás pudiera salir con limpieza desde el fondo. Un esquema táctico bien pensado y ejecutado casi a la perfección.


El cuadro de Germán Mangieri no pudo armar la salida desde la última línea y mucho menos progresar con toques asociados porque todos sus hombres estaban tapados y por el efecto del viento en contra tampoco podía recurrir a los pelotazos largos para quebrar la presión porque el balón se frenaba y quedaba suspendido en el aire sin un destino cierto. Entonces se repitió en pases laterales entre los zagueros, César Núñez y Álvaro Gómez y el arquero Brian Rivello que apoyó continuamente jugando con el pie. El mayor de los Gómez no encontró ni un metro para moverse con libertad. Tampoco lo tuvieron ni Emanuel López ni Agustín De Rosa. El capitán Matías Pigretti debió retroceder hasta la puerta de su propia área para entrar en contacto con la pelota que nunca le llegó limpia a Blanco y a Lercaro, que además estaban enjaulados por sus marcadores.


El cotejo era trabado, tenso, porque San Carlos llenó la zona central con muchos volantes que además recurrían a la infracción si era necesario y porque San Patricio, que sintió las ausencias de los lesionados Federico Menconi, Nicanor Basavilbaso y Segundo Ovando y de los hermanos Bolea, no pudo hacer su fútbol habitual.


En ese contexto, áspero, enredado, bastante opaco, Demergasso abrió el marcador a los 39 minutos con un tiro libre desde un ángulo muy cerrado, que ayudado por el viento, venció a un sorprendido Rivello.
San Patricio pudo recomponerse de la conmoción que le generó el impacto del 1 a 0 y repuntó en un segundo tiempo que fue ganando vibración, intensidad y ritmo. Álvaro Gómez se fue expulsado a los 10 minutos por una dura entrada frente a la centenaria tribuna de cemento que estaba repleta de público. Enseguida, Rivello le atajó una mano a mano a Bernasconi que era gol cantado. Después Mangieri rearmó la defensa con el ingreso de Juan Pablo Maggio por el lesionado Martín Gignat y apostó a la zurda hábil del juvenil Federico De Rosa. Los dos cambios le salieron bien al entrenador porque su cuadro mejoró con más coraje y amor propio que con claridad.


El conjunto de Capitán Sarmiento fue retrocediendo cada vez más y se agrupó con orden cerca de su golero Martín Villanueva para sostener la estrecha diferencia en el tanteador pero también amenazaba de contragolpe con la velocidad de Barrientos, la potencia de Bernasconi y las apariciones talentosas de Demergasso, que insólitamente se fue expulsado a los 19 minutos.


En la última media hora de la gris jornada arequera, San Patricio levantó su rendimiento con la experiencia de César Núñez, con la vitalidad de Agustín De Rosa que trepó por izquierda, con las proyecciones de López por la otra banda, con la presencia de Pigretti para copar el anillo medio, con algunas intervenciones de Rodrigo Gómez, que mostró apenas pinceladas de su jerarquía, con el esfuerzo que derrochó Vidal por el callejón del viejo número 8, con algún pique de Blanco que no se pudo quitarse de encima la obstinada marca de Rabellino. Sin su juego pulido, sin claridad, pero con fervor, con personalidad, con corazón, fue encerrando a su adversario.


A los 33 minutos Pigretti, con la colaboración del viento, estampó el empate con un remate de larga distancia y a partir de ese momento creció la emoción, con la gente vibrando y alentando.
El elenco verde amarillo parecía más entero pero el verde de Capitán Sarmiento siguió luchando, corriendo, trabando con alma y vida y respondiendo con las carreras de Barrientos, de extraordinaria fortaleza física.


Casi sobre la hora, San Patricio elaboró su mejor jugada de toda la tarde. Blanco habilitó a Agustín De Rosa que llegó a la raya de fondo y sirvió un centro a media altura que por poco no pudo empujar al gol Vidal que entró por el otro lado y sin marcas. Allí, el 1 a 1 quedó marcado a fuego.


Luego fue el turno de los penales. La de este domingo fue la cuarta definición por esa vía desde la vuelta tras la pandemia y una vez más entró en escena Martín Villanueva, un especialista en este tipo de instancias extremas y sumamente emocionantes. Primero el mencionado arquero convirtió su remate y después atajó los disparos de Pigretti y de Blanco para sellar la agónica victoria que San Carlos consiguió en muy buena ley.


San Carlos: Martín Villanueva (8); Joaquín Rabellino (7), Matías Mansilla (7) y Jairo Silva (7); Lorenzo Ruiz (6) (más tarde Nazareno Carrasco), Alan Fernández (6) (luego Dante Chara), Tomás Pastor (6), Ricardo Barrientos (7) (después Sebastián Iturralde) y Juan Demergasso (6); Juan Manuel Gómez Heredia (5) (reemplazado por Brian Camus) y Bernardo Bernasconi (6). DT: Julio Rossich.


San Patricio: Brian Rivello (6); Emanuel López (6), César Núñez (7), Álvaro Gómez (5) y Agustín De Rosa (6); Lorenzo Vidal (6), Matías Pigretti (7), Rodrigo Gómez (6) y Martín Gignat (5) (sustituido por Juan Pablo Maggio 6); Tobías Lercaro (5) (después Federico De Rosa 6) y Manuel Blanco (6). DT: German Mangieri.


Goles: 39’ Demergasso (SC) y 78’ Pigretti (SP).
Juez: Leonel Suarez.
Expulsados: 55’ Álvaro Gómez (SP) y 64’ Demergasso (SC).
Definición por penales: Gómez, Villanueva, Federico De Rosa, Mansilla, Pigretti (atajado), Iturralde, Maggio, Carrasco, Blanco (atajado).
Público: 1100 espectadores.
La Figura: Martín Villanueva (8) de San Carlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.