Esta mañana comenzó un nuevo capítulo en el plan de lucha que lleva adelante un sector de los trabajadores municipales bajo la consigna “Salarios dignos ya”.

En este caso la medida de fuerza es por 48 horas y tuvo una adhesión importante en el área de salud, puntualmente entre el personal del hospital Emilio Zerboni y de la Unidad Sanitaria de Villa Lía, sectores donde el acatamiento superó el 95%.

Cerca de un centenar de trabajadores se concentraron temprano en la esquina del hospital.  Montaron una carpa y encendieron el fuego para calentar una olla popular. Aproximadamente a las 10 marcharon por Lavalle e ingresaron al patio de la Municipalidad. Luego la manifestación se movilizó por calle Alsina hasta Alem, continuó por Arellano y tras cruzar en diagonal la plaza principal regresaron al Zerboni, que al igual que hace 20 años atrás es el punto de resistencia de los municipales ante la política salarial del gobierno.

En el interior de la Municipalidad improvisaron una asamblea en la que acordaron mantener el reclamo, rechazar el aumento aceptado por los otros dos sindicatos (UPCN y Trabajadores Municipales) y que la suba de salarios no esté por debajo del índice anual de inflación.

“Con 7 años de servicio tengo un básico de 25 mil pesos. Mi realidad no es ni mejor ni peor que la de mis compañeros, pero es compleja y con esa plata nadie llega a fin de mes. Esto no solo por los aumentos de precios sino porque la gente con discapacidad necesita otras cosas que solo se arreglan con dinero y con este sueldo no las puedo resolver. Es por eso que estoy acá, como lo hacen muchos de mis compañeros porque todos estamos por lo mismo y así no se puede estar más”, comentó Verónica Laboranti, que agregó: “Trabajo en la administración del CIC, en la parte de facturación. Como te dije recién, mí básico es de 25 mil y de bolsillo llegó a 33 mil pesos y vivo sola, sin ninguna otra ayuda. Por eso digo que esto no es un paro político, sino que es ejercer un derecho porque donde falta un derecho es porque algo está pasando”.

Con respecto a la jornada del martes pasado, hubo dos diferencias: en esta ocasión no se acercaron dirigentes regionales de ATE, el gremio que canaliza el reclamo de este grupo bastante numeroso de trabajadores del Municipio, y tampoco se vio presencia policial ni el patrullaje del GAD.

La medida de fuerza concluirá mañana y los trabajadores resolverán los pasos a seguir en una nueva asamblea ya que hasta el momento no hubo ninguna respuesta de parte del gobierno más allá de lo conocido: que tiene un acta firmada por UPCN y por el Sindicato de Trabajadores Municipales que aceptan el aumento del 20% a pagar en cuatro tramos hasta finales de año y que con ese documento da por cerrada la negociación paritaria para todo 2022.

En tanto, al cierre de este artículo, el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires convocó a las partes para realizar una audiencia fijada para las 13 horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.