Helados Lilos obtuvo el segundo puesto en la Copa Argentina de Helado Artesanal que se llevó a cabo en Costa Salguero, competencia de la que participaron heladerías de Mar del Plata, Comodoro Rivadavia y Rosario entre otras ciudades con alta tradición en el rubro.

Sobre este tema, Días de Areco conversó con Emanuel Ratari que nos contó la historia de Lilos y explicó en qué radica la diferencia entre un helado artesanal y uno de fabricación industrial.

A principios de junio Lilos fue finalista en la Copa Argentina de Helado Artesanal…

“Sí, es una competencia nacional que reúne a los rubros gastronómicos más importantes: pastelería, panadería, heladería, alfajores, comidas rápidas, entre otros. Organizan un torneo cada dos años y en heladería participamos nosotros. Fue la Copa Nacional de Helado Artesanal de la que se participa en equipos y llegamos seis a la final. Nosotros con Lilos, terminamos en el segundo puesto”.

¿Fue en Costa Salguero?

“Sí, fue en Costa Salguero y participaron competidores de todo el país: de Mar del Plata, Comodoro Rivadavia, otros dos más de la provincia de Buenos Aires, Rosario y nosotros. Todas ciudades pioneras y con muy buen helado artesanal. Lilos está entre ellos y demostramos que tenemos gran calidad”.

¿Cómo se desarrolló este campeonato?

“Fue una jornada extensa que arrancó a las 8 de la mañana y todo se hacía ahí, en el momento.  Uno podía llevar una idea pero había que preparar, cocinar, sacar y armar el helado en ese momento. Esta vez tuvimos que hacer una torta helada y en el medio del proceso un mistery box, que es una caja que contiene un producto desconocido con el cual hay que hacer un sabor. A nosotros nos tocó el chocolate amargo y decidimos hacer un gusto con mandarina, que está muy de moda y la combinación queda muy bien”.

¿Qué diferencia un helado artesanal de uno industrial?

“El helado artesanal es el que se hace con fórmulas artesanales. Más que nada un helado se diferencia por su fórmula. El helado industrial se hace a gran escala, con volúmenes muy fuertes, con materia prima de mediana a baja calidad y es muy volátil. Eso se nota cuando la gente lo prueba porque se hace líquido muy rápido. En cambio el helado artesanal es un alimento, el único que se come congelado, que contiene nutrientes. O sea, una diferencia con el industrial pasa por la receta, por la materia prima, por la cantidad de aire. El industrial estira el helado con aire, es por eso que se va rápido de la boca. El artesanal es un helado más cremoso”.

Lilos produce en escala pero manteniendo la receta del helado artesanal…

“Exactamente. Nosotros tenemos alta producción pero artesanal. Nosotros fabricamos un solo helado, siempre el mismo y lo distribuimos en Pergamino, donde tenemos cuatro heladerías, en Arrecifes y en San Antonio de Areco”.

¿Cuándo nació Lilos?

“Yo tengo 40 años y nací en una heladería, pero Lilos, como marca, tiene 37 años de vida.  Arrancamos muy de abajo, despacito y con varios tropezones en el camino que nos hicieron aprender mucho. En San Antonio de Areco estamos sumamente contentos de cómo la gente aceptó nuestro helado y de cómo los chicos atienden la heladería. Eso es fundamental”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.