En una entrevista a fondo con Días de Areco, el médico psiquiatra Luis Giménez analizó el conflicto abierto entre el Municipio y los trabajadores del sistema de salud.

Durante la conversación, Giménez, que es especialista en salud pública, habló de la importancia del cuidado del recurso humano, de sus condiciones laborales y remunerativas y de la adecuada planificación de las políticas de salud como punto estratégico del desarrollo de la comunidad.

¿Qué importancia tiene el recurso humano en un sistema de salud?

“Estamos viendo, con preocupación, cómo el recurso humano de salud está siendo realmente maltratado. Entonces uno se pregunta ¿por qué maltratarlo de esta manera cuando se sabe que el personal es que el mantiene vivo y lleva adelante un sistema de salud? Esto se vio claramente durante la pandemia. La enfermería es un recurso clave y que hay que saberlo cuidar mucho porque además es escaso. Argentina solo tiene el 25% de las enfermeras que necesita el sistema de salud y ya comprobamos que se destacaron por su esfuerzo, por su solidaridad y por estar en la primera línea de batalla durante la pandemia. ¿Por qué se las trata de esta manera?”

¿Específicamente qué rol juegan las enfermeras en un hospital?

“Las enfermeras del hospital Zerboni están resistiendo, no solamente por sus derechos salariales y profesionales, sino porque también son las que más en contacto están con la gente, con el paciente, con la persona enferma. Pensemos esto: un médico puede estar, en promedio, 15 minutos con el paciente. Una enfermera está las 24 horas y es la que lo acompaña permanentemente. Esta es una de las características que diferencia a un servicio de salud de cualquier otro servicio o de cualquier otra organización compleja porque su producción es totalmente única porque cada paciente es único. Esto hace que el personal de salud tenga la capacidad de adaptarse a cada uno de estos problemas, que son únicos como dije recién, porque una persona es un paciente que está sufriendo. ¿Cómo no rescatar y no entender este tipo de servicio específico?”

¿Qué otra característica particular tiene un servicio de salud que lo hace diferente a una empresa, solo por tomar un ejemplo?

“En medicina, el paciente no elige. El médico receta y el paciente compra lo que el médico le recetó. Esta es una diferencia conceptual enorme con cualquier otra actividad y a partir de ella debemos ver las condiciones éticas y la responsabilidad profesional porque existe una relación asimétrica entre el médico y el paciente. Otra cosa es que en la medicina los conocimientos se van renovando con rapidez. Eso hace que el profesional se tenga que actualizar y formar de manera continua. Esto lo digo para tener en cuenta lo específico y lo complejo que es el trabajo del personal de salud en un hospital. Lo tenemos que entender para poder planificar de forma inteligente el servicio”.

¿El personal de salud debe tener un salario acorde a su importancia dentro del sistema público de salud?

“Hoy tenemos que ponernos en el lugar de las enfermeras y del resto de los integrantes del equipo de salud para darnos cuenta que hay una recarga permanente de trabajo y que eso genera una mayor inestabilidad y problemas de salud en los propios trabajadores. Por eso es que hay que cuidarlo con políticas laborales y remunerativas que sean acordes con su trabajo y con su esfuerzo.  En este sentido me llama la atención si comparamos el salario de una enfermera con el sueldo del intendente porque hice la cuenta: 32 mil pesos contra más de 800 mil pesos y la diferencia es de 25 veces. Es para pensar por qué esas 25 veces. No existe lugar en el mundo, al menos hasta donde uno conoce, donde se establezca esta diferencia tan enorme”.

“Hoy tenemos que ponernos en el lugar de las enfermeras y del resto de los integrantes del equipo de salud para darnos cuenta que hay una recarga permanente de trabajo y que eso genera una mayor inestabilidad y problemas de salud en los propios trabajadores”

¿Por qué piensa que ocurre esto, lo de la diferencia salarial tan grande?

“Tal vez porque se los ubica como a un ciudadano de segunda, al que no se lo reconoce. No hay un reconocimiento humano del otro, con las consecuencias que esto trae. También me pregunto cuál será el criterio que aplican para planificar las reformas y ampliación del hospital. Hoy vemos que los principales problemas de salud tienen que ver con la depresión, que es la enfermedad prevalente en el mundo, en Argentina y por supuesto que en San Antonio de Areco. ¿Entonces cuáles son los criterios para que el departamento de cirugía tenga esta prioridad cuando por ejemplo no hay psiquiatras en el hospital? Planteo esto para poder intercambiar ideas, para poder dar un debate, que ojalá se pueda dar, sobre políticas públicas de salud. Debemos pensar que en el desarrollo de una comunidad el componente de salud es estratégico. Los sistemas de salud con un alto componente privado son los más inequitativos, los menos igualitarios y con menos resultados positivos. Por eso debemos trabajar al respecto, promoviendo debates, encuentros, para ver cuál es el mejor sistema de salud para Areco valorando al personal y entendiendo al hospital público como una organización compleja que se debe conducir con los criterios adecuados”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.