La rivalidad con Rivadavia nació desde el primer día que San Patricio resolvió afiliarse a la Liga Deportiva, allá por el comienzo de 1984.

Para armar su equipo (que jugó con el nombre de Tempestad hasta que tuvo su personería jurídica en regla) San Patricio incorporó a muchos jugadores del club de la avenida Vieytes, que eran primeras figuras del fútbol local, como Walter Bay, Pascual Chacón, Gustavo Demaría, Emilio Camarota, Carlos Cvitanich y Patricio Caterini. Este éxodo obligó a los panzanegras a apurar un recambio generacional que le resultó sumamente exitoso porque ese año fue segundo (detrás de El Frontón) y luego fue campeón durante tres torneos consecutivos.

La primera vez que se enfrentaron de manera oficial se impuso San Patricio por 2 a 1 con dos goles de Julio Cobo. Guillermo Massaroni fue el autor del tanto de Rivadavia.

Pero el clásico tomó gran fuerza cuando ambos disputaron las tres memorables finales del Campeonato de 1986. Los de la avenida Vieytes ganaron 1 a 0 el cotejo de ida. Los verde amarillo se quedaron agónicamente con la revancha con un inolvidable 4 a 3 y Rivadavia se consagró campeón con un 2 a 0 definitivo con goles de Massaroni y de Daniel Menconi, el padre de Juan, actual zaguero panzanegra, y de Federico, todo un emblema en San Patricio.

Posteriormente, en los capítulos más destacados de la historia particular de este duelo, jugaron mano a mano las definiciones del torneo Clausura 2000, del Oficial 2005, del campeonato  Clausura 2007 y 2010.  En las cuatro oportunidades resultó ganador San Patricio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.