A principios de la década de 1920, la organización del fútbol de San Antonio de Areco estaba dando sus primeros pasos.

Uno de los primeros registros que se encuentran sobre el fútbol de nuestro pueblo fue la disputa de las 11 medallas de oro que a mediados de 1921 puso en juego la comisión organizadora de los homenajes por el centenario del nacimiento de Bartolomé Mitre.

En esa fecha, Rivadavia, que apenas tenía un poco más de un año de vida, se enfrentó en tres partidos con Independiente de Capitán Sarmiento, institución fundada en 1916. Los encuentros se disputaron en una cancha que utilizaba el equipo panzanegra en la avenida María Clara Morgan (hoy avenida Vieytes) y las vías del Ferrocarril Central, más o menos donde actualmente está el predio del club San Antonio. Hay documentos que dan cuenta que en dicha cancha ya se jugaba al futbol desde 1902.

Luego de dos empates, Rivadavia ganó 4 a 0 el choque definitivo y se quedó con las medallas de oro. Los goles fueron anotados por Mauricio Salvarredi, Tosta, Julio Salvarredi y Ruiz.

Unos días más tarde, exactamente el 21 de agosto de 1921, Huracán jugó en esa misma cancha del barrio de la Estación el primer partido de su historia. Fue derrota 3 a 2 con el antiguo Club Porteño.

En  ese panorama de crecimiento permanente de la actividad deportiva, el 22 de octubre de 1922 se inauguró la Plaza de Deportes Enrique Fitte, en un predio cercano a la estación del ferrocarril Central Argentino, donado por Antonieta Zerboni, viuda del mencionado Enrique.

El trámite de donación se concretó durante la Intendencia de Fernando Speroni pero la inauguración tuvo lugar cuando Antonio Pazzaglia, también de la Unión Cívica Radical, gobernaba el Municipio.

En esa jornada deportiva, dos viejos clubes del pueblo, Independiente y Jorge Brown, protagonizaron un entretenido encuentro de fútbol y un combinado de dos instituciones jóvenes en esa época, Rivadavia y Huracán, enfrentó a un equipo de Capitán Sarmiento.

Esa tarde también hubo partidos de pelota paleta en la parte trasera de la imponente tribuna de cemento, diseñada por el arquitecto Rodolfo Fitte y se realizaron varias carreras de atletismo en los caminos internos de la plaza.

El Concejo Deliberante aprovechó la oportunidad y nominó como Enrique Fitte la calle ubicada al norte del flamante campo deportivo que quedó bajo la administración de una Comisión Municipal de Deportes.

La apertura de este estadio, modelo en la zona, fue indispensable para la organización del fútbol local porque al año siguiente se comenzó a disputar la Copa Fitte, con la participación de seleccionados de las ciudades vecinas Carmen de Areco, Luján y Capilla del Señor, elenco que en 1925 ganó por segunda vez el certamen y se quedó definitivamente con el premio.

También en 1923 en ese predio se jugó el primer campeonato doméstico de carácter oficial y lo ganó Rivadavia. Para la segunda parte de la temporada se programó otro torneo y el vencedor fue Huracán, que superó en un desempate al cuadro panzanegra, iniciando una encarnizada rivalidad que se prolongó durante mucho tiempo.

En esos años, además de Huracán y Rivadavia, animaban los torneos los clubes Porteño, Independiente, San Ramón de Duggan, 43 (fundado en 1926), Jorge Brown y Sportivo San Antonio, que nada tiene que ver con la actual institución de la avenida Güiraldes.

En 1928, por iniciativa del Concejal Pedro Marconato, el Municipio clausuró la Plaza de Deportes Enrique Fitte por falta de mantenimiento edilicio e impulsó la fundación de la Asociación de FootBall de San Antonio de Areco, la primera entidad que se encargó de organizar los campeonatos locales. Dicha asociación funcionó hasta 1938 y luego fue reemplazada por la vigente Liga Deportiva.

Como dato curioso, podemos apuntar que en 1937 tuvo su sede en este campo de deportes Enrique Fitte el Vieytes Lawn Tennis Club, que tenía su cancha en el rincón que da a la esquina de Güiraldes y España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.