Días de Areco conversó con Fabián Altamirano sobre la producción y ventas de productos de cerdo de la empresa FALUFE, que lleva 37 años de actividad en Villa Lía.

Durante la entrevista, Altamirano nos contó del crecimiento en la producción desde mediados de la década del 80 y de la importancia de su punto de venta en Villa Lía y en varios comercios de San Antonio de Areco.

También explicó que la mejora en la calidad y el precio son las razones fundamentales del aumento de venta de carne de cerdo.

¿Cuándo comenzaron con FALUFE?

“Nuestro trabajo lleva más de 37 años. Tuvimos desde 1985 hasta el 96 una habilitación municipal y después empezamos a construir el edificio donde hoy tenemos la planta que terminamos de construir a finales de 1999. El 1° de febrero de 2000 conseguimos la habilitación provincial.  Empezamos con una sala de desposte y otra de elaboración con dos secaderos. En 2003 nos ampliamos con dos secaderos más y en 2005 hicimos otros 4 secaderos y una oficina para la parte administrativa”.

¿Cuántas personas trabajan actualmente en la empresa?

“En total trabajan 9 personas. Nosotros tenemos el criadero a unos 6 kilómetros de Villa Lía, pero no hacemos la faena. Eso se hace en el frigorífico de San Antonio de Areco. Después en la planta hacemos el desposte y la elaboración”.

¿Qué productos elaboran?

“Nosotros hacemos todo el desposte de cerdo. Un 50 o 60% de lo que despostamos lo comercializamos como cerdo fresco, me refiero a cortes como bondiola cruda, pechito, matambrito y el resto elaboramos productos crudos; salames, salamines, longaniza, chorizo seco más lo que es salazón: jamón crudo, bondiola, panceta, lomito. Ahora también estamos por hacer algo cocido. Ya tenemos hechos los cursos para que nos den la habilitación, hicimos las pruebas y tenemos el proyecto de destinar una sala más para elaboración de cocidos que serían lomitos, mortadela y jamón. Esto nos permitirían crecer y contar con una oferta mayor de productos”.

¿Dónde distribuyen y comercializan sus productos?

“En un tiempo teníamos un mayor radio de distribución, pero la pandemia, sinceramente, nos golpeó muchísimo y tuvimos que dejar de atender comercios en Baradero y Capitán Sarmiento.  Pero tenemos un montón de negocios en Areco donde se venden nuestros productos y un local abierto al público en Villa Lía. Después abastecemos a dos fiambrerías, una en Escobar, otra en Tigre y tenemos un cliente en Don Torcuato que nos compra desde hace años. Pero nuestros productos se venden mucho en Villa Lía porque los fines de semana tenemos un flujo de gente muy importante y se trabaja muy bien porque nuestros productos ya se conocen”.

En los últimos tiempos aumento el consumo de carne de cerdo fresca, como usted lo definió al comienzo de esta entrevista. ¿Por qué motivos?

“Sí, se nota mucho porque desde hace unos años a esta parte mejoró la calidad del cerdo porque se bajaron los niveles de grasa. Con la inseminación artificial se pudo mejorar mucho esa calidad y la carne es más rica y se puede usar con confianza. Claro que además influye mucho el precio que es más barato que la carne vacuna. Entonces precio y calidad hacen que se pueda vender muchísimo más”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.