La enfermera Catalina Coronel le comentó a Días de Areco su visión sobre la medida de fuerza que llevaron adelante ayer una cantidad importante de trabajadores municipales en reclamo de un aumento de sueldos del 35% hasta septiembre y de la continuidad de las negociaciones paritarias.

En una charla a fondo, Coronel analizó la situación económica que viven los empleados del municipio, cuestionó el rol de UPCN y del Sindicato de Trabajadores Municipales y afirmó que es momento de no quedarse callados y de decir basta.

¿Cuál es la situación de los trabajadores de salud en este momento?

“La mayoría de mis compañeras son jefes y jefas de familia porque tienen chicos a cargo y todos los días aumentan los precios. El ejecutivo no nos puede dar migajas con son 1200 pesos en un básico de 27000 mil. Esa plata es una cargada. Nos está cargando este señor ¿1200 pesos de aumento en un salario básico de 27.000? ¿Eso le parece que es un aumento digno? No se puede vivir así”.

¿Las trabajadoras del hospital no estuvieron en la última asamblea donde aceptaron el aumento propuesto por el gobierno?

“No es que no queremos participar en las asambleas. Estamos trabajando para llevar el mango a nuestras casas. Los sindicatos llamaron a asamblea y la mayoría estábamos trabajando porque estamos 12 horas adentro del hospital y no podemos dejar para ir a una asamblea. Nadie se dignó a pasar por los sectores de trabajo con excepción de  ATE, que nos escuchó y es el único que salió a los sectores a preguntarnos qué queríamos hacer”.

¿Este paro tiene un trasfondo político como dicen desde el Departamento Ejecutivo?

“El paro no es por política ni es por los sindicatos. Estamos todos los compañeros unidos y hay afiliados de todos los gremios, pero el único que salió a apoyar es ATE porque los demás se abrieron. Los compañeros nos estamos muriendo de hambre porque la línea de pobreza es 44.000 pesos y ni siquiera llegamos a eso porque tenemos sueldos miserables. Tenemos compañeros que cobraron a fin de mes, se fueron a ECO y no pudieron pagar ni medio changuito”.

El peso del paro recayó sobre los trabajadores de salud. ¿Es una medida de fuerza solamente del hospital?

“Este paro no es de salud, es del empleado municipal de San Antonio de Areco. Dimos todo por la pandemia y ahora nos salen con esto. Yo me pregunto si todos los trabajadores están de acuerdo con lo que firmaron UPCN y Municipales. Al sector del corralón no sé qué les pasa o si tienen una venda en los ojos. ¿Ellos sí llegan a fin de mes con lo que cobran? Siempre están los que se arreglan su ranchito aparte o porque les dan cosas a dedo y así los callan. Es hora de que no nos callemos más, basta con esto”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.