En una entrevista con Días de Areco, Leonardo Fronti comentó los trabajos que Rivadavia concretó en la cancha de fútbol infantil del predio Juan Carlos Domancich.

En la misma conversación, el presidente del club de la avenida Vieytes habló sobre la situación económica de las instituciones deportivas, del crecimiento que vivieron durante los últimos 10 años y de la necesidad de generar recursos para mantener las estructuras en un contexto difícil.

Fronti también destacó el rol dinamizador de la economía local que casi diariamente cumplen los clubes.

Hicieron un arreglo importante en la cancha de fútbol infantil del predio Juan Carlos Domancich…

“Sí, necesitaba una mejora y resolvimos hacerlo durante el receso porque después de la pandemia y de la actividad diaria se nos había venido muy abajo, con muy poco césped. La verdad es que apuntamos a estar cada vez mejor y la gente que trabaja en fútbol infantil, con Nicolás De Renzo como coordinador, entendió que era momento de encarar la segunda etapa del año con la cancha en óptimas condiciones. Hoy uno la ve y quedó preciosa. Sin falsa modestia, pensamos que es la mejor cancha de fútbol infantil de toda la Liga”.

¿Qué trabajos hicieron específicamente?

“Se movió el piso, colocamos arena, tapamos los pozos y sembramos. Después mucho cuidado, mucho riego, no usarla en las prácticas y el resultado es muy bueno. El equipo de trabajo que tiene Rivadavia es muy grande e incondicional. Nombro a Leo Domancich, Mariano Pérez y a los demás, gente de la comisión que le pone muchas ganas”.

¿El alquiler del salón del club, en la esquina de Vieytes y Del Valle, es una fuente de ingresos muy importante?

“Es una fuente de ingresos fundamental en un contexto económico donde nos cuesta mucho mantener todo el crecimiento que logramos en los últimos 10 años. Como te dije recién, apostamos a estar mejor, nosotros y todos los clubes de la ciudad, pero se hace difícil mantener las instalaciones. El alquiler del salón es una buena inyección de dinero pero te tiro una cifra: en una jornada de Divisiones inferiores y Fútbol Femenino pagamos 53 mil pesos de árbitros. No es que estoy en contra de los árbitros, solo digo lo que cuesta y a la vez reflexiono como el fútbol dinamiza la economía de San Antonio de Areco porque esos son puestos de trabajo legítimo. Este es un ejemplo para explicar cómo ese crecimiento necesita generar ingresos. Lo mismo pasa con el seguro para los jugadores, que está por arriba de lo que piden la Liga y el Consejo Federal pero que nos cuesta mucho dinero y no lo queremos resignar”.

Cuando Rivadavia celebró su centenario usted dijo que a los clubes sociales y deportivos había que cuidarlos, ¿por qué?

“Ese es un tema que debemos tener presente siempre porque somos dinamizadores de la economía local. Todo el crecimiento de los clubes está basado en compras de materiales y en mano de obra local. Siento que hemos avanzado en muchas cuestiones, hoy tenemos leyes que nos protegen, por ejemplo, pero tenemos que estar atentos porque siempre los clubes son importantes para una palmada o para hablar bien del trabajo social que hacen pero no estoy seguro si se tiene esa conciencia del rol que los clubes juegan en una comunidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.