Anoche, Capilla le ganó 4 a 1 a Rivadavia un cotejo correspondiente a la octava fecha del Torneo Clausura 2022 y con 16 puntos comparte el segundo puesto en la tabla de posiciones con Huracán y San Carlos y en la última jornada de la ronda de clasificación será protagonista de una apasionante pelea por acompañar a San Patricio en el pasaje directo a las Semifinales.

Sobre todo en el primer tiempo, el elenco que dirige Julio Márquez volvió a mostrar el fútbol dinámico, claro, pujante, veloz y por momentos vistoso que lo distinguió en el segundo semestre de 2021 (cuando fue campeón) y en el campeonato pasado que perdió en la instancia final en dos batallas memorables ante San Patricio.

Ayer, el zurdo Joaquín Gallego, ubicado de 5, posición en la que mejor rinde, fue el punto de partida para una prolija circulación de pelota que encontró eco en el ida y vuelta intenso de Diego Bordoni, (otro que recuperó su nivel) y Joel Greco, en el oficio de César Quinteros para patrullar la mediacancha con un trote lento pero constante, en la movilidad de Jonatán López, que se tiró atrás para fabricar espacios, en la vitalidad de Carlos Córdoba, que se proyectó por el lateral derecho y en la devastadora potencia de Rodrigo Rama, que abrió el marcador a los 10 minutos y que más allá de su expulsión fue una figura determinante. Greco a los 40’ estiró la diferencia en el tanteador y no había nada que discutir.

Rivadavia padece un pronunciado “mal de ausencias” que menguó sensiblemente su potencial futbolístico. En esta oportunidad no pudo contar con Luis Romero, Juan Menconi, Manuel Achetta, Genaro Ríos y Joaquín Hernández. Además en el trascurso de la primera etapa se lesionaron Simón Agostino y Leandro Camino que debieron ser reemplazados por Matías Oyanguren y Ezequiel Heredia.

Ante este panorama, Diego Menconi tuvo que exprimir a fondo su plantel para armar una formación titular casi de emergencia que se apoyó en la experiencia de Nicolás De Renzo para dar pelea en la raya central, en las gambetas de Laureano Leguizamón, en la habilidad del zurdo Oyanguren, en la seguridad habitual que Ramiro Ciaffardini transmite desde el arco y en el fervor de Valentín Griguelo para caer de pie, luchando y con dignidad.

Un dato más que elocuente es la defensa que el cuadro panzanegra puso en cancha: Tomás Martínez de lateral derecho, Manuel Lucci como segundo marcador central, Leandro Leguizamón por la banda izquierda y Benjamín Cairo como último zaguero, casi todos fuera de su puesto normal.

Así y todo tuvo algunos chispazos, cortos pasajes en los que arrimó peligro para Franco Ponacci. Cuando estaban 2 a 0 el Chinito Leguizamón estrelló un tiro libre en el travesaño, a los 10’ de la segunda etapa descontó Griguelo y tras ese 3 a 1 quedó flotando en el aire la sensación de que Ponacci le cometió penal al intermitente Alejandro Luque, pero el árbitro, Marcos Figueredo, dejó seguir las acciones.

En el complemento el conjunto azulgrana se retrasó, dejó venir a Rivadavia para explotar el contragolpe con la velocidad de Rama, López y Greco, que picaba desde atrás. Diego Santoro (autor del tercer tanto a los 6’) y Marcos Arguello estuvieron muy firmes en el fondo y cada respuesta penetrante encontró a una retaguardia de la avenida Vieytes desmantelada, jugada al mano a mano prácticamente heroico y caminando al borde de la cornisa.

A los 23’ Gallego, con un zurdazo bajo, le puso el broche justo a una gran maniobra colectiva que selló el triunfo definitivo. De allí hasta el epilogo del encuentro solo quedó para destacar la expulsión de Rama y Cairo, por agresión mutua y el aplauso con que los hinchas de Rivadavia despidieron el sacrificio de sus jugadores.

Rivadavia: Ramiro Ciaffardini (6); Leandro Leguizamón (5), Benjamín Cairo (6), Manuel Lucci (5) y Simón Agostino (-) (reemplazado por Matías Oyanguren 6); Tomás Martínez (6) (después Mauricio Mendoza), Nicolás De Renzo (6), Leandro Camino (5) (sustituido por Ezequiel Heredia 5) y Valentín Griguelo (6); Alejandro Luque (5) y Laureano Leguizamón (6) (más tarde Santiago Arce). DT: Diego Menconi.

Capilla: Franco Ponacci (5); Carlos Córdoba (6) (luego Víctor Hugo Córdoba), Diego Santoro (7), Marcos Arguello (6) e Iván García (5); Diego Bordoni (7) (reemplazado por Ángel Vargas), Joaquín Gallego (7), Joel Greco (7) (sustituido por Matías Romero) y Cesar Quinteros (7); Jonatán López (7)(más tarde Nazareno Videla) y Rodrigo Rama (7). DT: Julio Márquez.

Goles: 10’ Rama (C), 40’ Greco (C), 51’ Santoro (C), 55’ Griguelo (R) y 68’ Gallego (C).

Juez: Marcos Figueredo.

Expulsados: 74’ Cairo (R) y Rama (C).

Público: 250 espectadores.

La Figura: Rodrigo Rama (7) de Capilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.