Ayer, la Comisión Permanente de Recuerdo de los Mártires Palotinos promovió una conferencia del sacerdote Rodolfo Capalozza, que aquel 4 de julio de 1976 era postulante al sacerdocio y vivía, junto a los asesinados, en la parroquia San Patricio del barrio de Belgrano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La charla se extendió por más de una hora y ante un auditorio de la Universidad Nacional de San Antonio de Areco colmado de oyentes, apelando a su experiencia directa, Capalozza ofreció su testimonio sobre los cinco religiosos masacrados (Pedro Dufau, Alfredo Leaden, Alfredo Kelly, Salvador Barbeito y nuestro vecino Emilio Barletti), habló sobre la vida diaria en San Patricio, aportó detalles de la personalidad de cada uno, reflexionó sobre el contexto de la época, de esa iglesia católica en la década del 70 e hizo una rápida línea de tiempo para contar brevemente la historia de los Palotinos en Argentina entre otros aspectos valiosos para enriquecer la mirada de aquellos interesados en conocer y comprender más a fondo la masacre perpetrada en el invierno del 76.

“En ese tiempo la iglesia pasó por un proceso similar al que pasó mucha gente. Hubo hombres y mujeres que se jugaron por la verdad. Hubo hombres y mujeres que no entendieron lo que estaba pasando. Hubo hombres y mujeres que tuvieron mucho miedo y hubo hombres y mujeres que fueron cómplices de la dictadura. En la iglesia pasó lo que pasó en la sociedad”, dijo Capalozza para responder la pregunta de uno de los asistentes a la reunión y agregó: “Creo que hoy la iglesia ha cambiado mucho y ha hecho un discernimiento. Pero también es real que ese impulso hacia el compromiso social tuvo diferentes interpretaciones. Hubo gente de la iglesia que buscando la justicia optó por la violencia. Hubo gente que optó por buscar un cambio social no violento con un fuerte compromiso misionero, con un compromiso con los más pobres. Hubo gente que pensó ese cambio de manera más idealista, más utópica. Es decir que uno tiene que mirar a la década del 70 como un tiempo de mucha búsqueda. Hay que ubicarse en ese contexto de un despertar de la iglesia con mucho compromiso social donde algunos apelaron a la posibilidad de la violencia y otros no”, completó el religioso antes de concluir su exposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.