Paula Suárez le contó a Días de Areco detalles del largo camino que hubo que recorrer para que el oficialismo aprobara la modificación del Código de Ordenamiento Territorial, condición necesaria para avanzar con la obra de construcción de la nueva estación transformadora en las cercanías de la ruta 41.

Durante la entrevista, la concejal también explicó la posición política del Frente de Todos ante la necesidad de ampliar la cantidad de energía eléctrica disponible actualmente para que la CEOSP y la Cooperativa de Villa Lía la puedan distribuir a toda la población.

Finalmente, el Concejo Deliberante aprobó la modificación del Código de Ordenamiento Territorial para que se pueda avanzar con la obra de construcción de la estación trasformadora en las cercanías de ruta 41…

“La verdad es que en una sesión extraordinaria logramos aprobar el tema por unanimidad, pero fue un camino que llevó a varias acciones que tuvimos que realizar desde el Frente de Todos para, de algún modo, forzar esa aprobación porque ya no quedaba más tiempo para tomar una decisión. Sabemos que hay decisiones necesarias que no son agradables, pero desde nuestro espacio político hicimos muchas cosas: participamos de las audiencias públicas, advertimos en su momento que se había comprado el terreno para instalar la estación transformadora y finalmente decidimos llevar al Ejecutivo a que tratara el tema y que nos postergara una decisión”.

Días antes de la sesión, el Frente de Todos había tenido una reunión en la provincia de Buenos Aires…

“Tuvimos una reunión con Energía de provincia, con Gastón Ghioni, y allí nos advirtieron que la obra se iba a hacer, que tiene un financiamiento internacional y que sí o sí tiene que ser ejecutada. Que hay cuatro obras en las mismas condiciones pero que la única que estaba demorada era la de San Antonio de Areco. Por lo tanto, cuando regresamos de La Plata, con los Concejales decidimos convocar a esa sesión extraordinaria que finalmente hizo que el oficialismo recapacitara sobre la necesidad que tiene Areco de contar con la energía suficiente y con la obra posterior que tiene que hacer la CEOSP para atender la demanda de nuestra ciudad”.

¿En qué consiste esta obra?

“Esta obra tiene dos partes. La primera es traer la energía, las líneas que trasladan la energía, que es lo que hace la empresa que compró el terreno, EDEN. Luego de eso la CEOSP va a poder colocar el trasformador para abastecer y distribuir esa energía en la ciudad”.

Esta obra tiene un costo millonario, aun atendiendo su valuación en dólares…

“El valor de la inversión para esta obra supera los 15 millones de dólares por lo tanto San Antonio de Areco no la puede perder porque si no se hace acá se concreta en cualquier otra ciudad porque pertenece a un plan regional de obras. Si nosotros no motorizábamos esta aprobación, la cooperativa se quedaba sin la posibilidad de tener la energía para después distribuir. Ya estamos en una situación donde la CEOSP no puede abastecer toda la demanda. Lo mismo pasa con la cooperativa de Villa Lía y nosotros, como concejales, no podemos mirar para otro lado”.

¿Qué motivos generaron esta demora en el Concejo Deliberante?

“Uno de los motivos de la demora fue la búsqueda de un lugar para reemplazar el actual. Inclusive durante el gobierno de Durañona se evaluaron tres lotes distintos. Acá no hay mala predisposición de provincia, sino que entra en juego una cuestión técnica porque se necesita cumplir con distintos requerimientos y entre otras cosas no debe ser en una zona inundable. Además, en el terreno que propuso el Ejecutivo como alternativa había que rellenar muchísimo lo que formaría un paredón frente al barrio Don Pancho”.

¿Había cuestiones vinculadas el impacto ambiental también?

“Con respecto al impacto ambiental, lo que pudimos observar es que los estudios están. El impacto sería en el momento de la construcción, sería sonoro, del tránsito de camiones, pero una vez terminada la obra no habría problemas. Nosotros solicitamos, en la audiencia pública que realizó la OPDS, que se coloque una barrera de árboles, pero además esta planta transformadora es de las mismas características que la que está en Azcuénaga y Smith, zona donde viven muchos vecinos, y hay colegios. Entonces era el momento de tomar una decisión en beneficio de la mayoría de los vecinos de San Antonio de Areco y esta decisión es muy importante porque apunta a tener energía para los próximos 50 años”.

¿Por qué el oficialismo no avanzaba con esta aprobación?

“Vivimos una semana muy tensa en el Concejo Deliberante. Tuvimos una reunión en febrero con los funcionarios de la provincia y allí estuvo el compromiso de llevar adelante una agenda con las gestiones que cada uno tenía que hacer, incluido el municipio, para poder llevar la obra a buen puerto. Sin embargo, esto no se daba porque estaban especulando con nuestro voto, con nuestra forma de actuar sobre este tema. El Ejecutivo estaba esperando que no se hiciera esta obra.  Nosotros sentíamos que el oficialismo jugaba con que esta obra no se iba a realizar, pero nosotros pensamos en el progreso de San Antonio de Areco y de nuestro país. Miramos las cosas desde el punto de vista de un Areco con industrias, con buena calidad de vida para todos los vecinos y tener energía suficiente es calidad de vida para todos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.