San Antonio de Areco y la Región Viernes 26 de noviembre de 2021
 
DIAS DE ARECO
Un puente entre Ud. y la noticia
PORTADA EDITORIAL ARCHIVO CONTACTO


  27/08/2018 | Política  
  Los recursos que ya no llegan a Areco  
 


Por Daniela Nuñez Correa
 
El Gobierno nacional anunció hace algunos días la baja del Fondo Federal Solidario que llegaba a las provincias y los municipios de todo el país con aportes para infraestructura y compra de equipamiento. En el caso de San Antonio de Areco, esta quita implica que dejarán de percibirse unos $300.000 por mes. En este 2018, el número total del fondo debía ascender a poco más de $4 millones que ya estaban presupuestados y destinados. Una vez más, las decisiones del Gobierno nacional afectan de cerca las finanzas locales y cargan más y más peso en la administración municipal. 
 
El Fondo Federal Solidario se creó mediante el decreto 206 del año 2009, firmado por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner con la finalidad de “financiar, en Provincias y Municipios, obras que contribuyan a la mejora de la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda o vial en ámbitos urbanos o rurales, con expresa prohibición de utilizar las sumas que lo compongan para el financiamiento de gastos corrientes”. El dinero se obtenía a partir del 30% de lo que el Estado percibía por derechos de exportación de soja, en todas sus variedades y sus derivados. Explicado de manera sencilla: lo que se retenía a los exportadores de soja iba a las provincias y los municipios para hacer obras en un proceso donde el Estado tomaba un rol activo para la redistribución de recursos. Ahora, con la decisión del presidente Macri de dar de baja el fondo mediante un decreto de necesidad y urgencia, esos recursos (unos $55.000 millones en total) dejarán de llegar a los gobiernos locales como lo hacían desde hace casi una década.
 
Pero esa no es la única medida del ajuste macrista que pega directamente en la economía pública de Areco. Este año, la administración de Vidal dio de baja el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) que durante 2016 y 2017 había aportado recursos para que los 135 municipios de la Provincia encaran, como dice su nombre, obras de infraestructura. El FIM se creó en 2016 a partir de la toma de deuda de la Provincia y se distribuyó de acuerdo al Coeficiente Único de Recaudación usado para la asignación de coparticipación. En su primer año, el FIM alcanzó un total de $7.000 millones y en 2017 subió a $8.500 millones. De ese total, en el caso de Areco, en 2016 se asignaron $16 millones que se destinaron en su mayoría a mejoras en el Hospital Zerboni. En 2017 el monto subió a $21 millones. 
 
La administración de Vidal decidió este año no continuar con el FIM, por lo que Areco y el resto de los municipios de la Provincia perdieron ese dinero que podían usar para intervenciones más pequeñas y que en nuestra ciudad esperaban destinar mayormente a arreglos de calles. 
 
A la cuenta del dinero que estaba comprometido y dejó de llegar a Areco, hay que sumar la decisión del Ministerio de Energía de dar de baja el Plan Eléctrico que planteaba una inversión de $177 millones en la mejora y ampliación de servicio eléctrico en nuestra ciudad. Ese programa se había firmado a principios de 2015 con el entonces Ministerio de Planificación y el Municipio había contratado a la CEOSP para su ejecución. Las trabajos comenzaron ese mismo año con la instalación de nuevas luminarias en los bulevares Zerboni, Quetgles y Alvear y de transformadores en distintos puntos de la ciudad y siguieron a buen ritmo hasta fines del año pasado cuando el Gobierno nacional decidió cortarlas. 
 
De los $177 millones comprometidos para el Plan Eléctrico, llegaron efectivamente a Areco poco más de $35 millones que se usaron para las obras que mencionábamos antes. Con el freno al programa, quedaron en danza trabajos como la extensión del servicio eléctrico hasta el predio del parque industrial, que ahora deberá realizarse con recursos propios del Municipio. 
El Plan Eléctrico se proponía ser un hito en la renovación de la infraestructura eléctrica local con niveles de inversión inéditos para Areco. La decisión del Gobierno nacional de darlo de baja no implica solo que no se realizarán obras puntuales o que si quieren concretarse deberán ser financiadas de otra manera, sino que le quita a todos los arequeros la posibilidad de recibir un mejor servicio eléctrico y dificulta el avance del sector industrial planificado. 
 
El Gobierno nacional no solamente dio por tierra planes de obras que ya estaban ejecutándose, sino también programas que estaban acordados y tenían presupuesto asignado pero no habían empezado con trabajos efectivos en el pueblo. Así, se puso fin al proyecto de un nuevo hospital cuya primera etapa estaba comprometida en octubre de 2015 con la empresa Ecodyma (la misma que se encargó de la etapa II del entubamiento de la Cuenca Este) con una inversión de $44 millones. También se eliminaron los proyectos de construcción de 40 viviendas en la zona donde estaba originalmente el Corralón Municipal y de otras 60 en lo que se convertiría en el Barrio Idiart, cerca de la avenida Smith y se paró la ejecución del CEPLA en el barrio de la estación. 
 
Además, en Villa Lía, el Municipio compró el año pasado un terreno para la construcción de una planta depuradora. Lo hizo a pedido del SPAR, el ente provincial encargado de agua corriente y saneamiento, que se había comprometido a invertir primero en la planta y luego en el tendido de la red cloacal en la localidad. A los pocos meses de la compra, la gobernadora Vidal disolvió el SPAR en el marco de una serie de cambios y ajustes en su gabinete, y desde entonces la concreción de la planta ha quedado a la espera de definiciones. 
 
Hasta ahora nos hemos referido a recortes en el área de obras públicas o en transferencias de recursos desde el gobierno nacional o provincial hacia el local. A todo eso podemos agregarle la importante caída de la cantidad de turistas que visitan Areco (de casi 300.000 que vinieron a nuestra ciudad en 2015 a números que actualmente oscilan, según estimaciones de la Dirección de Turismo, entre un 20% y un 30% menos) y la reducción del poder de compra de los trabajadores y jubilados debido a la devaluación y el aumento del valor de los servicios públicos (la secretaría de Producción estimaba a principios de este año que debido a la reforma previsional entraron al sistema económico arequero $60 millones menos que en 2017 en concepto de jubilaciones y pensiones). 
 
Una y otra vez, las decisiones de la gestión macrista afectan a San Antonio de Areco. Más allá de lo lejanas que parezcan algunas medidas económicas, impactan de lleno en la vida diaria de los vecinos de Areco que ven frenado el acceso a servicios y obras públicas, y del Municipio, que debe afrontar esos recortes y dar respuesta a los arequeros haciendo un esfuerzo cada vez más grande.
 
 
 
 
 
 
>> Ver ARCHIVO