San Antonio de Areco y la Región Viernes 26 de noviembre de 2021
 
DIAS DE ARECO
Un puente entre Ud. y la noticia
PORTADA EDITORIAL ARCHIVO CONTACTO


  02/08/2018 | Concejo Deliberante  
  Quórum y voto doble, las herramientas de los bloques  
 


Por Daniela Nuñez Correa
 

El Concejo Deliberante volvió a sesionar la semana pasada, pero lo hizo solo de manera parcial. Los concejales de Unidad Ciudadana decidieron levantarse de sus bancas y dejar de dar quórum en una sesión compleja donde cada punto del orden del día derivó en largas discusiones sobre formalidades y redacciones.

Si algo ha caracterizado al Concejo Deliberante este año son las discusiones largas y enredadas, muy centradas en las formas. Una y otra vez los concejales no se ponen de acuerdo en comisión y terminan presentando durante las sesiones proyectos alternativos a los despachos ya planteados, lo que deriva en debates sobre las formas. La última sesión siguió en ese camino y avanzó lento, con cuartos intermedios y proyectos ingresados a último momento.

Los acuerdos fueron pocos. La mayoría de los expedientes que alcanzaron a tratarse se aprobaron o rechazaron con el voto doble de la presidente del cuerpo. Esa situación fue uno de los motivos que esgrimieron los concejales de Unidad Ciudadana al abandonar el recinto tras intentar sin éxito aprobar la extensión de las emergencias farmacológica y alimentaria en nuestro pueblo. Cambiemos interpretó de otra manera la decisión: los ediles de ese espacio sostuvieron en declaraciones a diversos medios que sus pares de Unidad Ciudadana se iban para no tratar, entre otras cosas, un pedido de informes sobre un contrato entre el municipio y la empresa estatal SANEAR y que una vez más “se niegan a discutir cuando saben que no pueden ganar”.

Esta situación es una historia repetida en un Concejo que no encuentra consensos. Ambos bloques recurren a diversas herramientas para tratar de saldar las discusiones y hacer prevalecer su opinión. Cambiemos tiene el voto doble de la presidencia y Unidad Ciudadana el uso del quórum. En un concejo polarizado y con la misma cantidad de concejales de cada bloque, las votaciones terminan muchas veces teniendo que ser desempatadas por la presidencia. Es lo que contempla la Ley Orgánica de las Municipalidades (LOM): en el artículo 83, donde se detallan las atribuciones del presidente o presidenta, aparece la de contar su voto como doble en caso de paridad.

La LOM habla también del quórum: establece en el artículo 69 que “la mayoría absoluta del total de concejales que constituyen el Concejo formará quórum para deliberar y resolver todo asunto de su competencia”. La necesidad de la mitad más uno de los concejales para tener quórum y poder sesionar está bien marcada, pero la discusión se centra ahora en el Concejo de Areco en sus miembros pueden o no abandonar el recinto en medio de una sesión y qué tipo de sanción les corresponde si lo hacen. La LOM dice que “la minoría compelerá, incluso con la fuerza pública, a los concejales que por inasistencia injustificada impidan las sesiones del Concejo” pero no aclara mucho más. Está en discusión si el reglamento interno del Concejo permite que los concejales se vayan sin permiso, dejando efectivamente sin quórum una sesión ya comenzada.

Desde el complejo proceso de renovación de autoridades en diciembre del año pasado, el Concejo no ha dejado de debatir sobre este tema. Incluso en la última sesión, antes de la decisión de Unidad Ciudadana de abandonar el recinto, el tema estaba en el orden del día: se discutieron las multas por inasistencias a las que la presidencia del cuerpo busca someter a los concejales oficialistas.

El quórum o su falta dominan la agenda de un Concejo que no lograr mostrar discusiones políticas con vuelo propio. El bloque Cambiemos, con la mayoría y la presidencia, parece haberse quedado atrapado en la crítica a sus colegas de Unidad Ciudadana y el cuestionamiento a las formas y casi no encuentra iniciativas propias que reflejen su posible proyecto de gobierno.

Además, Cambiemos no logra despegar de la postura reaccionaria a la gestión Durañona. La gran mayoría de los proyectos que ha presentado el bloque durante este año son cuestionamientos al desempeño del departamento ejecutivo con un foco especial en la idea de transparencia.

A modo de ejemplo: en la última sesión ordinaria, los concejales de Cambiemos presentaron pedidos de informe sobre la situación de algunas viviendas del Barrio Los Naranjos y propusieron que se coloque equipamiento deportivo en el ingreso a la localidad de Duggan. Algunas sesiones atrás también se refirieron al estado de las calles del Barrio Don Pancho a partir de un relevamiento hecho por la Juventud Radical, y a las farolas del patio de la Usina Vieja.

Incluso ahora, con la presidencia del bloque en su poder, Cambiemos no ha avanzado en su promesa de campaña de bajar las tasas municipales como posible punta de una propuesta de gobierno propia.

Por otro lado, durante la última sesión ordinaria se trató uno de los temas más candentes de los últimos días, las dudas sobre los aportes a la campaña presidencial de Cambiemos en 2015. El bloque Unidad Ciudadana impulsaba desde la sesión anterior una solicitud de información a la Cámara Nacional Electoral para conocer la situación de los 20 vecinos de Areco (todos ellos militantes o dirigentes del frente Cambiemos) que figuran como aportantes a la campaña de Mauricio Macri. Los concejales de Cambiemos, por su parte, propusieron esperar los resultados de la auditoría del financiamiento electoral que impulsa la gobernadora Vidal para que el Concejo se expida sobre el tema. Con el voto doble de la presidencia, el tema quedó en comisión para tratarse en futuras sesiones. Para un bloque acostumbrado a pedir explicaciones y dudar de la transparencia de diversas gestiones del departamento ejecutivo, llama la atención que Cambiemos ahora pida esperar y no sobreabundar. Nada le impide al Concejo requerir información a la Cámara Nacional Electoral y también estar atento a la auditoría, pero el bloque local de Cambiemos apostó solo a la segunda opción. En un contexto en que cada vez son más las denuncias por irregularidades en el financiamiento de las campañas nacionales y provinciales de Cambiemos, la expresión local de ese frente busca ponerle paños fríos a la discusión. Restará esperar y ver cómo sigue la investigación judicial y si esto afecta la imagen de la dirigencia local, provincial y nacional.

Uno de los pocos proyectos de la última sesión que llegó a buen puerto fue el de los instrumentos de la orquesta municipal. Empujados por el fuerte reclamo de docentes, alumnos y padres de esa institución, los concejales acordaron una resolución pidiéndole a la provincia que entregue los instrumentos que están actualmente guardados en la escuela N° 5 y que regularice los pagos adeudados desde 2016 a los profesores. Más allá de que había un solo despacho en comisión sobre el tema impulsado por Unidad Ciudadana, Cambiemos presentó sobre tablas su propio proyecto y tras un largo cuarto intermedio ambos bloques votaron a favor de una nueva resolución consensuada.

En un Concejo que no despega, con discusiones de forma y no de fondo, el año legislativo sigue en marcha y queda claro que a ninguno de los bloques que integran el cuerpo les tiembla el pulso para usar el voto doble o el quórum, las herramientas que tienen a su disposición para intentar torcer el debate.

 
 
 
 
 
>> Ver ARCHIVO