San Antonio de Areco y la Región Viernes 26 de noviembre de 2021
 
DIAS DE ARECO
Un puente entre Ud. y la noticia
PORTADA EDITORIAL ARCHIVO CONTACTO


  15/03/2018 | Política  
  El Concejo Deliberante no encuentra consenso  
 


Por Daniela Nuñez Correa
 
El debate por la adhesión al Pacto Fiscal sigue sin encontrar quórum en el Concejo Deliberante. Después de la convocatoria inicial a principios de febrero, se volvió a intentar sesionar sobre el tema en varias ocasiones pero no logra aún la cantidad necesaria de concejales para abrir la discusión. El último de los llamados, el del miércoles 7, repitió la misma escena: idas y venidas antes del encuentro, ausencia de los ediles de Unidad Ciudadana y sus pares de Cambiemos asegurando que se trataba de una afrenta a la democracia.  
 
Estas nuevas convocatorias incluyeron no solo la posible adhesión al Pacto Fiscal sino también otros proyectos. En vez de aislar el Pacto y buscar tocar el tema por sí sólo en una sesión extraordinaria dedicada exclusivamente a este como se había intentado a principios de mes, el bloque Cambiemos cambió de estrategia y buscó anexar la adhesión al Pacto Fiscal a las propuestas de tratamiento del oficialismo, entre ellos la convalidación de licitaciones para obras de gas natural para la zona del loteo Raíces y para la construcción de estructuras metálicas para el programa de autoconstrucción Minka y la declaración interés legislativo para la realización patronales Villa Lía.
 
Ninguno de estos temas logró definiciones en el Legislativo, aunque el intendente Francisco Durañona finalmente aprobó por decreto las licitaciones y los envió para ser tratados por el Concejo. Esa decisión derivó en otra discusión sobre el rol del deliberativo: ¿debían aprobarse las ordenanzas originales o convalidarse los decretos del Ejecutivo? Los dos bloques tuvieron posiciones enfrentadas, con Cambiemos insistiendo con las ordenanzas y Unidad Ciudadana apuntando a darle el visto bueno a los decretos convalidándolos. Una vez más, el Concejo no encontró consensos y las interpretaciones sobre cómo debería procederse formalmente se volvieron el centro de la cuestión. 
 
El Concejo se polariza cada vez más. El bloque Cambiemos se muestra empecinado en poner sobre la mesa el debate por el Pacto Fiscal, mientras que el oficialismo no quiere tratar el tema. A todo esto, el Ejecutivo negocia con el gobierno de la Provincia.
 
¿Que implica todo esto para cada espacio? Para Cambiemos, es un nuevo caballito de batalla para pintar a Durañona y los dirigentes de su espacio como prácticamente antidemocráticos, para sostener que, ante la derrota de octubre del año pasado y los cambios en el Concejo, no quieren dar el brazo a torcer y buscan anular el funcionamiento del Deliberativo. Para el oficialismo, la situación lleva al uso sistemático del quórum, a dejar sin sesionar el Concejo recurriendo a una herramienta que está contemplada en la Ley Orgánica de las Municipalidades, pero que pareciera se desgasta más y más cada vez que se la usa.
 
Uno de los puntos que estas sesiones y sus intentos sí han dejado en claro es cuáles son los roles de cada concejal dentro de su bloque. En Cambiemos, Viviana Bratschi lleva la batuta como la presidenta del Concejo y poniendo el cuerpo en la discusión mediática. Miguel Amadeo aparece como el más duro a la hora de argumentar en sesión. Francisco Ratto, el “niño mimado” de la coalición por su excelente performance electoral en 2017, tiene un rol de acompañamiento. Cuidar su imagen de cara a 2019 parece ser una de las prioridades del espacio.

En Unidad Ciudadana, Marta Papaleo busca afianzarse como presidenta de bloque y Florencia Mendizábal se reafirma como una de las mejores oradoras de su espacio, con ejemplos de debate rico y bien argumentado. La incorporación de Juan Riera cuando comience el período de sesiones ordinarias (actualmente está con licencia para seguir desempeñándose como secretario de Salud) suena como una posibilidad cada vez más tangible que podría hacer un interesante aporte al bloque oficialista, sobre todo por tratarse de un hombre con trayectoria política y que ya ha ocupado una banca. 
 
En un panorama de transición que comenzó luego de las elecciones del año pasado y el importante triunfo de Cambiemos, el Concejo es uno de los últimos puntos que debe terminar de reacomodarse. La asunción de sus nuevas autoridades, la realización del carnaval, los cambios en el gabinete de funcionarios municipales son algunos de los hitos que ya se completaron. Resta concluir las negociaciones salariales con los municipales y lograr consensos más o menos extendidos en el Deliberativo, que en menos de un mes deberá empezar a sesionar y trabajar en comisión regularmente.   
 
Hasta ahora, la mayoría de las veces las discusiones han terminado en la inasistencia de los concejales de Unidad Ciudadana y por lo tanto la falta de quórum. En vez de encaminarse, en las últimas semanas la situación se ha ido profundizando y será un desafío para los concejales hallar consensos, encontrar puntos de diálogo y poder negociar abiertamente entre dos proyectos políticos totalmente antagónicos.
 
 
 
 
 
>> Ver ARCHIVO