San Antonio de Areco y la Región Viernes 26 de noviembre de 2021
 
DIAS DE ARECO
Un puente entre Ud. y la noticia
PORTADA EDITORIAL ARCHIVO CONTACTO


  15/02/2018 | Política  
  Panorama político en transición  
 


El panorama político arequero ingresa por estos días a la que probablemente sea la etapa final de un largo período de transición. El proceso empezó con la victoria de Cambiemos en octubre pasado, siguió con la elección y asunción de las nuevas autoridades del Concejo Deliberante y sus primeras sesiones, ahora completa un hito más con carnaval y seguramente se cierre recién en abril con el inicio del período ordinario de sesiones del deliberativo, cuando finalmente los distintos actores de la discusión se consoliden cada uno en su nuevo rol.

En ese camino de transición, el carnaval de este año encontró a Areco empezando a sentir de cerca los efectos de las políticas macristas: caída en la cantidad de turistas en todo el país y sus efectos en Areco, quita de acompañamiento a los festejos del gobierno nacional y provincial, aumentos en los servicios que llegan en algunos casos hasta el 750% en relación a 2015. Todo eso ha generado un cóctel que contribuyó a que los festejos de este año fueran muy distintos a los de 2017 con menor cantidad de disfraces y carrozas, ausencia de espectáculos musicales de renombre y un despliegue técnico más acotado.

A este panorama se añade la discusión por la adhesión de Areco a la ley 13.295 de Régimen de Responsabilidad Fiscal Municipal que impulsa la gobernadora Vidal. Hace algunos días el bloque Cambiemos convocó a sesión extraordinaria para tratarla, pero los concejales de Unidad Ciudadana no dieron quórum y el debate parece haber quedado en pausa. Las visiones sobre el tema que tienen ambos bloques son totalmente opuestas: desde Cambiemos dicen que se trata de una norma para la transparencia y el control de las cuentas municipales, mientras que Unidad Ciudadana asegura que la medida atenta contra la autonomía y limita el campo de acción del municipio en momentos en que nación y provincia delegan cada vez más responsabilidades en los gobiernos locales. Cambiemos busca asociar la adhesión al pacto con una baja en las tasas municipales. Sostienen que la norma impedirá el “despilfarro” del municipio, achicará el gasto y por lo tanto permitirá bajar las tasas.

Vuelven así a su caballito de batalla, a ese que en gran medida les permitió alcanzar la victoria en las elecciones del año pasado pero que no pusieron realmente sobre la mesa en la última discusión por la ordenanza fiscal impositiva.

El otro punto que destaca Cambiemos tiene que ver con el control de las cuentas municipales. La ley que da origen al pacto, la 13.295, se sancionó originalmente en diciembre de 2004 y en su artículo 10 crea el Consejo Provincial de Coordinación Presupuestaria y Fiscal Municipal, un organismo que determina pautas macrofiscales y lineamientos y recomendaciones para presupuestos y gastos. Con la modificación de este año se suma que el Consejo deberá “ser el ámbito para el fomento, elaboración, desarrollo, consulta e implementación de políticas y acuerdos tendientes a homogeneizar y armonizar bases imponibles y alícuotas de tributos municipales”.

Ese cambio es, justamente, el que desde Unidad Ciudadana interpretan como una afronta a la autonomía municipal al intentar establecer pautas fiscales e impositivas iguales para todos los gobiernos locales.

¿Qué controles propone el Pacto Fiscal? Hay que diferenciar entre las medidas para la transparencia y el control de la cuentas municipales que existen desde la sanción de la ley en 2004 y se implementaron unos años después con el Consejo ya constituido, y las reformas que apuntan a controlar el aumento del gasto o la toma de deuda que introdujo la modificación impulsada por Vidal. Los artículos nuevos 6, 6bis, 8 y 8 bis, por ejemplo, establecen que el presupuesto de gastos corrientes de los municipios no podrá aumentar más que el Índice de Precios al Consumidor y que solo los distritos que adhieran al pacto podrán acceder a financiamiento externo y ayuda económica.

¿Qué va a pasar ahora en el Concejo? El bloque Cambiemos no confirmó si volverá a convocar a sesión extraordinaria y hay rumores de que el ejecutivo está trabajando con la provincia para alcanzar un acuerdo de inversiones que incline al oficialismo a firmar el pacto. Por otro lado, se conocieron recientemente algunos datos de aumentos de las tarifas eléctricas en emprendimientos locales: van desde subas del 300% en relación a lo que se pagaba en 2015 hasta aumentos del 750% en esa misma comparación. Dos de las empresas que generan la mayor cantidad de puestos de trabajo en el distrito (un frigorifico de aves y uno de vacunos y porcinos), han visto enormes saltos en sus boletas de energía y es más que lógico preguntarse cómo afecta esto a emprendimientos que estaban en pleno proceso de crecimiento y ahora deben cuidarse en el consumo eléctrico.

En ese contexto cada vez más complejo, el Intendente Durañona anunció recientemente que las cuentas municipales tendrán este año un ahorro de alrededor del $18 millones, casi el doble de lo proyectado inicialmente, que a fines de 2017 alcanzaba los $10 millones. Finalmente, habrá un recorte de horas extras por $8 millones, un millón menos en contratos y $4 millones menos en sonidos, combustible y vehículos, celulares, cajas chicas y gráfica. Los $18 millones se completarán con la baja 19 cargos de funcionarios dentro del organigrama municipal, lo que generará en 2018 un ahorro de $5 millones.

Ese dinero se destinará exclusivamente a obras de infraestructura en el Hospital Zerboni con una inversión proyectada de no menos de $200.000 por mes. En 2017 el municipio destinó una suma similar en refacciones en el ala de internación de clínica médica, la sala de pediatría y la cocina, además de equipamiento para distintas áreas. Ahora, ante la confirmación de que la provincia de Buenos Aires no avanzará con el plan integral de reformas propuesto por el municipio y con el cual se había comprometido la gobernadora Vidal en su visita a Areco el año pasado, la opción es encarar los trabajos por segundo año consecutivo con recursos estrictamente locales.

A todo esto se suma que nos acercamos a épocas de discusión salarial y de paritarias. En 2017 el municipio y los sindicatos anunciaron a principios de abril un acuerdo de aumento del 30% hasta fin de año en tres tramos, pero ¿cómo será la negociación ahora, en medio de una violenta devaluación ocultada por los medios, una escalada constante en los precios y las tarifas y la concreción cada vez más palpable de las políticas macristas de ajuste? En marzo se pondrá sobre la mesa también la cuestión de las obras en el río Areco, un tema que generó fuertes polémicas en el pasado y que extrañamente ha pasado casi desapercibido desde la llegada de Maria Eugenia Vidal a la gobernación. Se espera que a principios de ese mes se realice la consulta pública pendiente sobre las obras para terminar de cumplir con las exigencias del Banco Interamericano de Desarrollo y que este habilite el crédito que la permitirá luego a la provincia llamar a licitación para la efectiva realización de los trabajos.

De ahí al inicio de sesiones ordinarias habrá un abrir y cerrar de ojos y con el funcionamiento regular del Concejo es probable que veamos algún tipo de estabilidad, un nuevo equilibrio en el debate público o al menos a todos los actores en sus lugares y repasando una agenda más o menos predecible.

POR DANIELA NUÑEZ CORREA
 
 
 
 
 
>> Ver ARCHIVO