San Antonio de Areco y la Región Viernes 26 de noviembre de 2021
 
DIAS DE ARECO
Un puente entre Ud. y la noticia
PORTADA EDITORIAL ARCHIVO CONTACTO


  25/01/2018 | Política  
  La agenda del nuevo Concejo Deliberante  
 


El Concejo Deliberante se reunió esta semana por primera vez desde la compleja renovación de nuevas autoridades el mes pasado. En sesión extraordinaria, y a pedido del bloque Unidad Ciudadana, se trataron dos temas que reflejan la época de transición en la que está nuestra ciudad y el rol que debe cumplir el Estado municipal ante la retirada de la administración nacional y provincial: el financiamiento de los carnavales 2018 y la implementación del comedor en la Escuela Municipal Manuel Belgrano.

En cuanto al carnaval, este año no habrá acompañamiento de parte de las administraciones de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, ni del tipo económico ni en la contratación de artistas (ver página 3). Hasta el cambio de gobierno, la primero Secretaría y luego Ministerio de Cultura de la Nación y el Ministerio de Planificación Federal realizaban dos grandes aportes para la realización de la fiesta: por un lado, desde 2012 se había implementado el Programa Igualdad Cultural que enviaba artistas de renombre nacional a festejos populares en todo el país (la lista es enorme en el caso de Areco, que recibió, por ejemplo, a Palito Ortega, Bersuit Vergarabat, Arbolito, Gustavo Cordera por nombrar solo algunos). Por el otro, el Programa Carnaval Federal de la Alegría, que destinaba a los municipios un aporte económico para la realización de sus corsos. En el caso de Areco, se llegaron a recibir $150.000 en 2015.

El Presupuesto 2018, que fue aprobado por mayoría en diciembre antes del cambio de autoridades en el Concejo, establece una inversión de un poco más de $5 millones en cultura y se estima que $700.000 irán para la realización del carnaval 2018. Una parte importante podría financiarse con la licitación de cantinas, mientras que el resto deberá afrontarse con recursos propios del municipio. Si bien el Ejecutivo no necesitaba el visto bueno de los concejales para hacer este gasto, el bloque Unidad Ciudadana propuso que el Concejo acompañara los festejos y que se abriera el debate político sobre el tema. No hubo acuerdo y ante dos mociones primó la de Cambiemos con el voto doble de la flamante presidenta del cuerpo, Viviana Bratschi.  Se trató de un decreto que ve con gusto los festejos pero no hace referencia a los fondos necesarios para realizarlos. 

El otro tema de la sesión extraordinaria fue la implementación del comedor en el nivel primario de la Escuela Municipal Manuel Belgrano y la modificación de sus horarios. Desde principios de 2017, DIPREGEP, la división de la Dirección de Cultura y Educación de la Provincia, de la que depende la escuela por ser de gestión municipal, requirió la adecuación de los horarios de Manuel Belgrano a los mismos que las primarias de gestión provincial, de 8:00 a 16:00 hs y, por lo tanto, el funcionamiento del comedor escolar. Desde entonces el Municipio comenzó a trabajar con las familias y avanzó en las reformas de la cocina para adaptarla a las nuevas necesidades. Con esas modificaciones ya concretadas, la provincia debe hacerse cargo del SAE, Servicio Alimentario Escolar, que implica el envío de los insumos para la elaboración de la comida. Hasta ahora no ha habido confirmación de que la gestión de Vidal dará los cupos necesarios para Manuel Belgrano, por lo que los concejales de Unidad Ciudadana traen también este tema para tratar de agilizar los trámites ante el Ministerio de Desarrollo de la provincia, que es la encargada de la asignación.

La legislación provincial (la resolución N° 1153 de 2014 y su anexo) establece que “las Escuelas Primarias con Jornada Completa constan con una carga horaria diaria de 8 módulos de 60 minutos. Diariamente un módulo de 60 minutos se destina al espacio de transición (almuerzo, aseo, lectura compartida, situaciones lúdicas, etc.)” y que “progresivamente (...) todas las escuelas de gestión estatal con jornada escolar de ocho horas iniciarán un proceso paulatino de implementación del modelo organizacional con Jornada Completa”. 

Ese trayecto se dio en Areco, primero en las escuelas provinciales que de a poco fueron duplicando su jornada, y ahora le toca al turno a Manuel Belgrano que históricamente ha tenido jornada doble pero con horarios cortados y sin comedor.
Con la sesión del lunes se abrió finalmente el nuevo panorama del Concejo Deliberante que seguirá su curso muy probablemente con el tratamiento del Régimen Provincial de Responsabilidad Fiscal Municipal que impulsa la gobernadora Vidal y que Cambiemos local tratará de aprobar.  

El nuevo régimen busca legislar sobre el manejo de fondos municipales con limitaciones a los presupuestos y a la incorporación de empleados. El “Pacto fiscal”, como se lo conoció en los medios, necesita de la adhesión de cada comuna para ser puesto en práctica y si bien un gran número de intendentes ya han acordado con la Gobernadora Vidal que lo convalidarán, un grupo de alcaldes peronistas del interior de la provincia, entre ellos el Intendente Durañona,  ya se manifestaron en contra.

¿Qué establece el pacto? En su artículo 5 sostiene que “la tasa nominal de incremento del gasto corriente primario de cada Municipio no podrá superar la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC)”. Esta limitación implica por ejemplo, que los sueldos de los empleados (que forman parte de ese gasto corriente primario) no puedan ser aumentados más que el IPC. Si lo aplicamos al caso de los trabajadores municipales arequeros, su aumento de sueldo acordado en el mes de abril de 2017 y cobrado en etapas durante el resto del año fue del 30%, mientras que el aumento del IPC proyectado era del 17% y terminó siendo del 24,8%. Es decir que en el mejor de los casos y con el número final del año que se conoció hace pocos días, los municipales hubieran tenido con el Pacto Fiscal cinco puntos menos de aumento.

El pacto legisla también sobre la incorporación de trabajadores: el art. 6 sostiene que “los municipios se comprometen a no incrementar la relación de cargos ocupados en el Sector Público (en planta permanente, temporaria y contratada) existente al 31 de diciembre de 2017”. 

El Intendente Durañona se ha manifestado en contra del pacto argumentando que su firma limita la autonomía municipal, un punto que ha surgido una y otra vez en el debate local, sobre todo en el Concejo Deliberante.

¿Cómo consiguió Vidal que la mayoría de los intendentes se plieguen al pacto? Fácil: condicionando el envío de fondos a la firma. El art. 8 bis dice que “para poder (...) recibir asistencia financiera provincial y/o nacional, será condición necesaria para los municipios estar adherido al Régimen Provincial de Responsabilidad Fiscal Municipal”, por lo que la llegada de dinero a los municipios queda supeditada a que cada uno de ellos apruebe el pacto. 

¿Qué rol cumple el Concejo en este debate? La ley 13.295 dice que serán los deliberativos quienes den el visto bueno a la adhesión y en el caso de Areco deberían hacerlo en una pronta sesión extraordinaria. El bloque Cambiemos puede convocarla por sí mismo, pero en esta nueva etapa del Concejo el oficialismo también tiene dos herramientas para frenar una eventual adhesión empujada por Cambiemos local: no dar quórum o, llegado el caso de que la adhesión se logre por el voto doble de la presidencia opositora con todos los concejales en el recinto, el Intendente puede vetar la norma.

De a poco, el Concejo plantea así los temas de su agenda de sesiones extraordinarias con una fuerte incidencia de las decisiones de Provincia y Nación. 

POR DANIELA NUÑEZ CORREA
 
 
 
 
 
>> Ver ARCHIVO