San Antonio de Areco y la Región Viernes 26 de noviembre de 2021
 
DIAS DE ARECO
Un puente entre Ud. y la noticia
PORTADA EDITORIAL ARCHIVO CONTACTO


  07/12/2017 | Política  
  Economía 2018: presupuesto, tasas y otras cuestiones  
 
Las tasas subirán un 25%. Los servicios rurales un 18%.

En una de las semanas más cargadas de la agenda legislativa de todo 2017, el Concejo Deliberante tuvo su última sesión ordinaria del año, celebró la Asamblea de Concejales y Mayores Contribuyentes y convocó la sesión especial de Presupuesto, todo antes del cambio de autoridades del Deliberativo. 
 
En cuanto a la ordenanza fiscal e impositiva, finalmente se impuso la propuesta del oficialismo: actualización de montos de las distintas tasas del 25% en línea con la inflación, eximición de pago de habilitaciones para nuevos comercios y mantenimiento de la matriz fiscal, es decir de la manera en que se calculan los distintos tributos. La aprobación se dió por unanimidad en general y luego la votación en particular desembocó tanto en la ordenanza fiscal como en la impositiva en empate 7 a 7, dirimido por el voto doble del aún presidente del cuerpo, Nicolás Marinkovic. 
 
Cada uno de los espacios políticos estuvieron representados por sus concejales y por la misma cantidad de mayores contribuyentes, vecinos que tienen voto en la asamblea y que se inscriben todos los años en un listado especial y deben cumplir con una serie de requisitos muy sencillos, entre ellos estar al día con sus tasas municipales. 
 
La aprobación unánime en general pero dividida en particular ya se había dado en la asamblea del año anterior. Concejales y mayores contribuyentes estuvieron entonces de acuerdo en general con las normas, pero hubo diferencias a la hora de detallar el articulado. Este año, en el debate en particular, el bloque Cambiemos propuso una serie de modificaciones al proyecto presentado por el oficialismo que consistía, a grandes rasgos, en mantener los valores de 2017 en casi todas las tasas y eliminar algunas penalidades a ciertos sectores. 
 
Para la tasa de servicios urbanos, que se calcula en base a la valuación fiscal de los inmuebles definida por la provincia de Buenos Aires y tiene mínimos y máximos fijos que cambian por zona, Cambiemos sugirió mantener los valores mínimos de 2017 y cambiar el cálculo de los máximos. En vez de aplicar montos fijos como hasta ahora, el bloque opositor mayoritario propuso establecer como tope máximo el 0,083% de la valuación fiscal. Así, los máximos posibles de la tasa de servicios urbanos quedarían atados a un índice que maneja la provincia y no el municipio.
 
Más allá de ese punto, que implica un cambio en la matriz de cálculo de las tasas, entre otras modificaciones Cambiemos planteó: 
- Eliminar el incremento del 200% a los tributos por venta y/o producción de agroquímicos que ya estaban dispuestos en la ordenanza fiscal impositiva del año pasado, aduciendo que no existen razones para aplicar esa penalidad en un distrito agrícola como el nuestro. 
- Eliminar la penalidad del 100% a terrenos baldíos, que ya también venía de la ordenanza del año pasado y no tenía propuesta de aumento para 2018. 
- En la tasa de salud, que se destina justamente al financiamiento del sistema público de salud incluyendo al Hospital Zerboni, la propuesta fue mantener los valores de 2017 pero en el caso de cerealeras en zona urbana, frigoríficos, fumigadores, comercializadoras de agroquímicos y bancos, bajar el porcentaje del 50% actual que viene de la fiscal anterior al 25%. 
- En la tasa de educación el pedido fue similar: bajar el porcentaje del 30% al 20% para bancos, cerealeras en zona urbana y frigorífico y mantener los valores de cálculo vigentes para el resto de los contribuyentes. 
- Para la tasa de seguridad, bajar del 40% de la fiscal anterior al 25% para (de nuevo) cerealeras, frigorífico y bancos, llevándolo a lo que pagan las zonas del centro, rurales y comercios del régimen general de seguridad e higiene. 
- En derechos de espectáculos, mantener los valores de 2017 e incorporar el cobro de un derecho de ingreso a Museo Güiraldes y la Usina para visitantes no arequeros y que el 100% de lo recaudado se afecte a un fondo educativo.
- Eliminar la tasa de turismo, la de masterplan cloacal y pluvial y de la tasa vial municipal. 

Lejos de las promesas de campañas, las únicas reducciones propuestas por Cambiemos apuntaron a beneficiar a la producción intensiva (cerealeras, frigorífico) y al ámbito financiero (bancos), pero no al grueso de los vecinos.  
 
La sorpresa de la noche en la Asamblea de Concejales y Mayores Contribuyentes, fue uno de los últimos artículos de la ordenanza impositiva que estableció que “se faculta al Departamento Ejecutivo a disponer de modificaciones en menos o en más a los valores establecidos en la presente de hasta un 25% mediante decreto debidamente fundado" en caso de modificaciones en el panorama económico. El bloque Cambiemos se opuso fuertemente a esa autorización, que permitiría a Durañona ajustar las tasas hasta un 25% sin necesidad de convocar una asamblea. La medida tiene dos grandes ventajas para el oficialismo: obra como red de contención ante posibles descalabros económicos y deja la puerta abierta para que, de cara a 2019, Durañona pueda actualizar las tasas incluso estando en minoría en el Concejo en los dos años de mandato que le quedan por delante. 
 
Por otro lado, antes de la Asamblea de Mayores Contribuyentes hubo declaraciones en los medios que sorprendieron. Por un lado, el intendente Durañona anunció una reducción en su planta de funcionarios, que pasará de alrededor de 120 miembros a 80 y la reducción en horas extra y uso de vehículos y celulares del Municipio apuntando a un ahorro de $10 millones en el presupuesto 2018. 
 
Por otro lado, el presidente de ARPA, Martín Vivanco, confirmó que la entidad llegó a un acuerdo con el municipio en cuanto al aumento en la tasa de servicios rurales. Después de negociaciones entre los productores y el Municipio, la fórmula fue una suba del 18% en dos tramos y el mantenimiento de los valores de los derechos de marcas y señas. De esta manera, una institución que tuvo en su momento duros cruces con la administración de Durañona, y que llegó a entablar medidas judiciales contra el Municipio por el cobro de tasas, se sentó a la mesa de debate y pudo sin grandes problemas acordar un aumento que mediara entre el 15% mínimo que proponía ARPA y el 25% que propiciaba el Municipio.
 
Cerrando una semana maratónica, el Concejo aprobó el lunes el Presupuesto 2018 con una metodología casi calcada a la de la asamblea de mayores contribuyentes: unanimidad para el proyecto en general y votación dividida en particular. La diferencia fue que en esta ocasión Aldo Menconi acompañó como otros años la propuesta del oficialismo y el resultado en particular fue de ocho votos a favor y seis en contra. De esta manera, el cálculo de recursos para el 2018 quedó aprobado y asciende a casi $730 millones incluyendo gastos en personal, cobro de tasas, desenvolsos nacionales y provinciales y obras públicas. 
En este sentido se destinarán casi $70 millones al sistema educativo municipal y $137 millones a la inversión en salud. Siendo el 30 por ciento del presupuesto.
 
Ahora sí, con estas importantes definiciones listas, el Concejo Deliberante se prepara para entrar en una nueva etapa. Después del 10 de diciembre, con solo dos bloques y mayoría de Cambiemos, el debate en el Legislativo será ciertamente distinto.

Por Daniela Nuñez Correa
 
 
 
 
 
>> Ver ARCHIVO