San Antonio de Areco y la Región Martes 19 de enero de 2021
 
DIAS DE ARECO
Un puente entre Ud. y la noticia
PORTADA EDITORIAL ARCHIVO CONTACTO


  05/04/2020 |  
  El Estado como motor del crecimiento con igualdad  
 


La inversión en obra pública es una manera eficaz de promover el crecimiento urbano pero con un desarrollo más igualitario de la sociedad. El Estado, en sus tres niveles, aporta los recursos económicos necesarios que si son debidamente orientados pueden mejorar la calidad de vida de los vecinos y de manera durable.

Para tener un ejemplo claro de esta opinión podemos analizar lo que ocurrió en San Antonio de Areco entre 2011 y 2019, los ocho años que gobernó Francisco Durañona, que justamente se destacó por la cantidad de obras que ejecutó, al punto de estar primero en el ranking histórico en ese rubro, seguido a pocos pasos de distancia por el recordado líder radical Teodoro Domínguez.

Tomemos casos concretos: los muchos trabajos realizados en el Río Areco y en la Cuenca Este para morigerar el efecto de las inundaciones o la construcción de la rotonda en el cruce de las ruta 8 y 41, está de jurisdicción provincial que también fue reasfaltada hasta San Andrés de Giles o la repavimentación del ingreso a Villa Lía, costosas obras que solucionaron problemas estructurales y de vieja data.

Lo mismo podríamos agregar con respecto a la extensión de las redes de agua potable, cloacas y gas, servicios básicos que en el periodo analizado ampliaron sustancialmente el área de cobertura llegando inclusive a los barrios más alejados del centro administrativo de la ciudad, donde generalmente habitan los sectores populares y que durante muchos años estuvieron fuera de la agenda de los gobernantes de turno.

Lógicamente que el listado de obras públicas realizadas durante la gestión de Paco es mucho más largo que este simple e incompleto repaso pero sirve para ilustrar la idea de este comentario: solo el Estado puede suministrar la cifra de dinero que se requiere para garantizar un cierto principio de igualdad en el acceso a los servicios esenciales y la concreción de inversiones que permitan resolver situaciones pendientes que menguaban el nivel de vida de cientos de vecinos, que claramente no pueden ni deben quedar liberadas a los dictados del mercado.

Este rol estatal no se puede reemplazar por colectas bien intencionadas o con la colaboración de amables filántropos porque no son suficientes para resolver las cuestiones de fondo de nuestro pueblo, que justamente por el imperio de pensamientos de ese tipo, casi siempre se caracterizó por presentar una marcada desigualdad social que se fue consolidando con el paso del tiempo como si fuera algo natural e irremediable.
 
 
 
 
 
>> Ver ARCHIVO