San Antonio de Areco y la Región Viernes 22 de octubre de 2021
 
DIAS DE ARECO
Un puente entre Ud. y la noticia
PORTADA EDITORIAL ARCHIVO CONTACTO


  02/04/2020 |  
  San Antonio de Areco después de Malvinas  
 


Ángel Bernardo Alonso fue el último Intendente del Proceso de Reorganización Nacional y el encargado de gobernar San Antonio de Areco en la transición política que a mediados de 1982 abrió el desenlace de la Guerra de Malvinas.

Con los partidos políticos recién comenzando su reorganización y el Concejo Deliberante clausurado, Alonso centralizó la toma de decisiones en el equipo de funcionarios del Departamento Ejecutivo. Para algunos temas determinados (la aprobación del plan de pavimentación, por ejemplo), convocó a los vecinos que integraban un Consejo Consultivo y estimuló la conformación de asociaciones de fomento en los barrios Las Quintas, Don Pancho y de la Estación como modesto mecanismos de participación popular.

Los principales cargos del gobierno municipal los ocupaban Raúl Alonso (Secretario de Gobierno y Hacienda), el muy activo Antonio Lozano (Director de Gobierno), Nela Campisi (Directora de Turismo, Cultura y Educación), Héctor Lasalle Casanave (Director de Obras Públicas, Servicios y Planeamiento), Mario Falivene (Secretario de Acción Social), Blanca Lomónaco de Althaparro (Directora del Museo Ricardo Güiraldes) y el Ingeniero Eduardo Aguilar (Secretario Técnico), un hombre clave en el funcionamiento diario de la administración.

La afinidad ideológica y la buena relación del Intendente con el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, el ruralista Jorge Aguado, posibilitó la concreción de varias obras públicas a pesar de que el presupuesto de 1982 tuvo una reducción de gastos del 10% con respecto al ejercicio anterior.

En agosto de 1982 la Dirección de Vialidad Provincial terminó con los trabajos de mejorado en el camino de acceso al Hogar San Camilo de Vagues. Este era un viejo anhelo del padre Wandelin, reconocido miembro de la comunidad religiosa que tenía a su cargo el Hogar San Camilo.

El Plan de Pavimentación, inicialmente tramitado durante la gestión de Amondaray, permitió el asfaltado de la avenida Quetgles, desde Güiraldes hasta Sarmiento y de una mano de Güiraldes, entre Quetgles y Vieytes más el reemplazó por hormigón de los tradicionales adoquines en varias cuadras del centro de la ciudad: General Paz, Don Segundo Sombra y Mitre y el cordón cuneta de Sarmiento, desde Vieytes hacía Soldado Argentino.

El Municipio logró la reconsideración del costo, con un ajuste de 55 mil millones de pesos de la época y la reactivación de la obra de construcción de las 100 viviendas del barrio Alborada, que recién fueron entregadas a sus adjudicatarios en abril de 1984.

Con lo recaudado por la venta de dos lotes que eran de propiedad municipal, ubicados uno en calle Rivadavia y otro en Alberdi, Alonso completó el traslado del Corralón al predio del viejo Matadero. Actualmente en esas 5 hectáreas se encuentran los barrios Teodoro Domínguez, 18 Viviendas y Federal y el Jardín de Infantes 906.

En ese tiempo se inauguró el edificio del Jardín de Infantes 903 de Duggan, se comenzó la obra en la Escuela 501 en su actual ubicación de Italia y San Martín y el 7 de octubre del 82 Ángel Alonso firmó la ordenanza que cedió en favor de la Nación el terreno de Alberdi y Guido para construir el edificio del Colegio Nacional Juan Hipólito Vieytes.

El 17 de octubre de 1982 el Ministerio de Educación y Cultura de la Provincia de Buenos Aires acordó, mediante la Resolución 539, la subvención estatal del primer Jardín de Infantes Municipal, Cajita de Música, inaugurado en julio de 1980. La cobertura alcanzó al salario de los 6 docentes que prestaban servicio en el establecimiento que aún funciona en las antiguas oficinas de la Dirección de Obras Sanitarias de Buenos Aires.

En abril del 83 se conectó la central automática de teléfonos al sistema nacional de telediscado, lo que favoreció la celeridad en las comunicaciones telefónicas sin tener que pedir “línea a la operadora de turno” para realizar llamadas de larga distancia.

Ya sobre el final del paso de Alonso por la Municipalidad, más precisamente el 29 de septiembre de 1983, en la sede del SPAR (Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento), un organismo provincial descentralizado, se abrieron los sobres con las 7 ofertas de la licitación N° 154 convocada para la realización de la obra de agua corriente en Villa Lía. Dicho suministro se puso en funciones en 1985.

En este último tramo de la Dictadura militar la comunidad encontró varios canales de expresión. A mediados de 1981 y por una iniciativa de Remigio Dimattía, se reactivó la Asociación Amigos de la calle Alsina, entidad que agrupó a la mayoría de los comerciantes de la zona céntrica: Eduardo Abecasis, Marco Benolol, Fernando Biaggini, Ester Bustamante, Juan Carón, Gustavo Francischelli, Enrique Ramírez, Néstor Scepaquercia, Rodolfo Martín, Humberto Batistelli, Rodolfo Pérez, Ruberto De Lellis y Juan José Vélez.

El 18 de septiembre de 1982 se celebró en la Estancia La Santa María el encuentro constituyente de la Confederación Gaucha Argentina. El anfitrión del mismo, el Comodoro Juan José Güiraldes, fue elegido como presidente de la nueva institución, que en un principio integraron representantes de 17 provincias.

Entre el 1° y el 8 de octubre se realizó una tensa y multitudinaria asamblea de socios de la Cooperativa de Provisión de Electricidad, Obras y Servicios, Crédito y Vivienda Limitada, tal la denominación de entonces de la CEOSP. El encuentro, que se llevó a cabo en el salón del Prado Español, fue convocado para considerar un aporte de los asociados que ampliara el capital y el margen financiero de la cooperativa para afrontar las obras de pavimentación de 36 cuadras que auspiciaba la Dirección de Vialidad Provincial. De la nutrida concurrencia, 189 asociados votaron en contra de la capitalización y 131 lo hicieron a favor, por lo tanto la iniciativa quedó descartada. A raíz de esto, el Municipio contrató a las empresas IMEXX y Terza Construcciones para realizar las tareas de asfaltado.

El 16 de octubre del 82 el Círculo Cultural Mariano Moreno inauguró su salón de actos en la sede de Alvear 322, con la apertura de la 20° edición de su concurso anual de pintura.

El 16 de diciembre del mismo año, la Sociedad Española organizó una exposición de comercios y empresas locales, que contó con una gran concurrencia de público. El Prado repitió la experiencia en 1983.

El 10 de octubre de 1983 el Club Unidos celebró su aniversario número 30 con una gran cena, que ofreció la actuación estelar de Viviana Vigil, del cantante de tangos Héctor Laborde y del Trio Areco. En ese momento Unidos era una institución en pleno desarrollo situada en el corazón del barrio de Las Quintas, con una cancha de fútbol iluminada y una pista de atletismo, que también se utilizaba como circuito para carreras de motos y bicicletas.

En el transcurso de 1983 fallecieron dos importantes figuras políticas del orden doméstico. El 3 abril murió Aquiles Pazzaglia, una verdadera leyenda del radicalismo que fue Intendente en dos ocasiones y el 23 de agosto falleció Manuel María Ageitos, uno de los pioneros del peronismo en San Antonio de Areco, que además ocupó en dos oportunidades el puesto de Comisionado Municipal durante la década del 40.

Con la transición hacia la democracia en marcha y ante la profundización de la apertura política, el 1° de octubre de 1983 Ángel Alonso convocó a una reunión, que se realizó en la Municipalidad, a todos los candaditos a Intendente que se postularon para las elecciones del 30 del mencionado mes. Asistieron a la invitación Teodoro Domínguez (UCR), Raúl Lucero (PJ), Aldo Vigil (PI), José Emilio Ramírez (Unión Vecinal) y varios dirigentes partidarios: Fernando Fagnani, Hugo Nieves, Roberto Losaso, Orlando Pellegrini, Graciela Ramírez de Vélez y Juan José González.

En la conversación, Alonso ofreció el libre acceso a toda la información sobre la administración Municipal y puso a consideración el Plan General de Gas Natural propuesto por la Provincia de Buenos Aires. Todos los candidatos, de manera unánime, rechazaron el proyecto oficial de gasificación, cuya aprobación quedó sin efecto.

El saldo de ese encuentro fue la imagen clara de la clausura de una etapa y al mismo tiempo el punto de partida de un nuevo ciclo en la vida social y política de la comunidad. El poder estaba cambiando de manos.
 
 
 
 
 
>> Ver ARCHIVO